Publi: envíosCertificados: ahorra más del 60 % en tu partida de envíos. 100% legal
Facebook Twitter Google +1     Admin

FIRMAS DE FaCES


http://firmasdefaces.blogia.com


Muestra de artículos de opinión de miembros de la comunidad académica de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela. No constituye una página oficial de la institución. Edita: Coordinación de Extensión, FaCES-UCV. Director: Prof. Victor Abreu.

Temas

Archivos

Enlaces


El deporte venezolano que queremos en el socialismo del siglo XXI / Pedro García A.

20070707215150-pedro-garcia-avendano.jpg

Nos preocupa  hondamente que el deporte nuestro se sumergía más y más en un letargo, del que no podía salir si no se le atendía con solícito cuidado y sobre todo, si no se consideraba al deporte como una expresión de la cultura del pueblo y no como un filón de política cualquiera. Es decir que el deporte, como manifestación  de las comunidades humanas debe merecer en todo país que se aprecie estar enrumbado hacia un destino mejor, una atención preferente”. Jesús María Bianco, El Rector Magnífico

El deporte es considerado como un fenómeno social multifacético en sus efectos sobre los individuos y sobre la organización social, que incluye en su esencia el carácter competitivo, el cual le da la disciplina y especificidad a cada especialidad y crea las relaciones indispensables para este fin: la competencia y el éxito. En este contexto el individuo se expresa como ser social que desarrolla una práctica, como parte de un grupo, de un colectivo, sin restar importancia a los aspectos eminentemente biológicos, la necesidad de actividad motriz y a los factores que lo rodean.

Es innegable el reconocimiento que se le ha otorgado al deporte en los últimos ochos (8) años, comenzando por la mención que se hace del mismo en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que en su artículo 111 destaca que “todas las personas tienen derecho al deporte y a la recreación como actividades que benefician la calidad de vida individual y colectiva. El Estado asumirá el deporte y la recreación como política de educación y salud pública, y garantizará los recursos para su ejecución (…)”, así como la creación del Ministerio del Poder Popular para el Deporte, la Universidad Iberoamericana del Deporte y el aumento significativo del presupuesto cada año para esta actividad física, entre otros aspectos.

Sin embargo, las viejas estructuras del deporte se encuentran intactas, la concepción del deporte medallero y mercantilista domina todavía, junto con una legislación deportiva caduca y arcaica, una vieja dirigencia deportiva sin actualización y una creciente burocratización y corrupción en todos sus niveles.  A titulo ilustrativo, me pregunto, si hasta la iglesia misma tuvo su reforma en su momento ¿por qué no puede tenerla el  “nuevo deporte nacional”? No es posible seguir aplicando políticas gatopardianas (cambiar todo, para no cambiar nada) en la estructura deportiva.

Queremos con ello significar, que la crisis del modelo deportivo no es coyuntural, es estructural, superada esa etapa, el nuevo modelo tiene que transformarse radicalmente, respondiendo a la nueva realidad nacional. Como bien lo señala Eloy Altuve: “no se trata solamente de un problema de dinero, de dirigencia, de centralización o descentralización, de la eficiencia o no del aparato burocrático, de planificación y organización, etc. Es eso y mucho más que eso. Se trata del derrumbe del modelo deportivo populista aplicado en los últimos 40 años…”. Es una crisis heredada de la sociedad capitalista, en donde los antivalores o conductas basadas en: en el clientelismo, la explotación del atleta, el individualismo, el facilismo, la trácala y la corrupción, se mantienen incólumes en la estructura deportiva nacional.

Un ejemplo de esto lo observamos en  algunos de nuestros altos dirigentes, que son propietarios  o  accionistas en deportes profesionales como: el fútbol, baloncesto, boxeo, béisbol, entre otros, obteniendo grandes dividendos y cambiando muy rápido su estilo de vida Sin embargo, a muy pocos de estos se les ve trabajando con el deporte popular, de masas, recreativo, en barrios o municipios; impulsando  la creación del nuevo ciudadano con valores de: solidaridad, honestidad, sacrificio, esfuerzo, constancia,  cooperación, participación, entre otros. Por otra  parte, se observa  un fenómeno inédito; de la noche  a la mañana nuevos empresarios millonarios por el deporte; vinculado con la construcción, la comercialización, la alimentación y la indumentaria deportiva, enquistados en la organización deportiva.

En nuestra opinión, en los actuales momentos es inconcebible seguir manteniendo intactas la organización (pública-privada) del deporte nacional y sus dirigentes. En este proceso de cambios la superestructura va sufriendo transformaciones, es decir algo nuevo esta naciendo y lo viejo se resiste al cambio. Se plantean entonces retos para tratar de construir nuevos paradigmas que respondan a los problemas del deporte a nivel local, regional y nacional. Se debe recordar que al igual que la educación, el deporte es un aparato ideológico del estado que le ayuda en su edificación y consolidación.

En ese sentido de transformaciones y cambios ante la nueva realidad que se construye con la revolución nacional, en donde se persiguen lograr mejores soluciones a las dificultades en materia de salud, vivienda, educación, desempleo y de inseguridad, todos estos aspectos sociales ayudan en la determinación del desarrollo deportivo, el deporte no puede permanecer impasible o inerte, ha de ser revolucionario él también.

Los desafíos a corto plazo de nuestros nuevos lideres deportivos en esta nueva etapa, serian entonces: 1-el impulso de plan nacional del deporte; 2-la aprobación de una nueva ley del deporte revolucionaria; 3-cambiar la pirámide deportiva, dándole mayor importancia y presupuesto al deporte de masificación o deporte para todos; 4-ubicar  en los puestos de mando a personas capacitadas y de intachable conducta; 5-cambiar la concepción que se tiene sobre el campeón mercancía a campeón humanista, con nuevos valores que deben inspirar la solidaridad y el compañerismo; 6- romper con la dualidad de funciones de los dirigentes en la organización deportiva, es inconcebible que la personalidad del deporte nacional de mayor rango (Ministro del Deporte), ejerza la máxima autoridad del deporte privado (Comité Olímpico Venezolano), eso no sea visto en ningún lugar del mundo deportivo; 7-involucrar a toda la población deportiva en las tomas de decisiones y contraloría en las contrataciones y compras de la cosa deportiva; 8-apoyar y darle mayor impulso a “barrio adentro deportivo”. Estos son algunos­ de los retos del deporte venezolano en estos nuevos tiempos  de revolución.

Como bien lo señaló el rector Jesús María Bianco  Nos preocupa  hondamente que el deporte nuestro se sumergía más y más en un letargo, del que no podía salir si no se le atendía con solícito cuidado y sobre todo, si no se consideraba al deporte como una expresión de la cultura del pueblo y no como un filón de política cualquiera. Es decir que el deporte, como manifestación  de las comunidades humanas debe merecer en todo país que se aprecie estar enrumbado hacia un destino mejor, una atención preferente…”, siguiendo estas ideas, se plantea entonces  un deporte que  sea capaz de incorporar grandes sectores juveniles, para convertirlos en millones de ciudadanos sanos y útiles a la patria.

07/07/2007 16:51 firmasdefaces ;?>

Comentarios » Ir a formulario


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gravatar.comAutor: DANIEL BLANCO

Me parece muy bien esas propuestas, pero pienso que éstas se deben impulsar a traves de los consejos comunales y los diferentes niveles educativos.

Fecha: 14/07/2008 19:17.


gravatar.comAutor: jose

bien fino malo

Fecha: 05/04/2014 18:55.


Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris