Blogia
FIRMAS DE FaCES

El Vicepresidente, la Barbie y la ideologización de la educación / Amalio Belmonte

El Vicepresidente, la Barbie y la ideologización de la educación / Amalio Belmonte

“Duele” al vicepresidente Jorge Rodríguez  que los niños de ahora conozcan más de la Mujer Maravilla y de la Barbie, Concede urgencia al trabajo enmendador  del gran  tutor de la Patria, para que  los hijos y nietos del antiguo Speaker del CNE, no pasen, (así lo ha dicho) por la terrible hibernación ideológica que él padeció por culpa de la educación burguesa. Pide que el poder imperial presidencial incluya a la educación en los decretos – leyes que generarán al hombre nuevo bolivariano y socialista.

El primer asunto que observamos es la desactualización  del ex presidente de la FCU con respecto a las fantasías televisivas y ciberespaciales  de los párvulos contemporáneos. Para ellos la hermosa señora de los superpoderes debe ser, una suerte  de muestra arqueológica, que valió de excusa a sus padres para “acompañarles” frente a la tv y llenar  sus ojos con la increíble estampa femenina.

La Barbie, suerte de Friné inmortal, sobrevive angustiosamente en un mundo donde cada niñ@, para desazón familiar, escoge sin esperar anuencia el  juguete o entretenimiento de su preferencia,  o lo construyen virtualmente con sus compañeros etarios. Los postmodernos amigos del gobierno podrían iluminar al locuaz funcionario acerca del  funcionamiento de la estructura familiar al momento de escoger opciones lúdicas. Rigoberto (Lanz) es un buen recurso.

Pregunté a mi hija de 18  años por el destino de su colección de Barbies, con el fin de medir su grado de alienación. Sólo recordó, con reprobación,  que la Barbie rockera   comprada para ella durante un Congreso de Sociología  en las tiendas diplomáticas de La Habana, terminó en las felices manos de la abuela cubana que nos organizaba la habitación del hotel. Me fue imposible negarle ese regalo para su nieta que cumplía  8 años. Cuando pude adquirirla en Caracas , contrario a lo que piensa el psiquiatra vicepresidente terminó exiliada en el maletero.

Quiere Jorge Rodríguez  sustituir tanta luminosidad lúdica por una  nueva conciencia a  través  de la educación revolucionaria. No es justo, dice ,  privar a las mentes  vírgenes  de la profunda obra doctrinaria de Zamora, de conocer, la gesta del guerrillero heroico, icono  oficial del gobierno , quien desdeñaba la vida con arrogancia “…dónde nos sorprenda la muerte bienvenida sea “, o  los alcances de la “Revolución Cultural China” con   profesores  escarnecidos por burlas y cartelones colgados al cuello, que les denunciaban como enemigos de la patria,  cuyo   paroxismo  incluyó la quema de una partitura original de Beethoven por formar parte de la cultura burguesa.

Hay precedentes que bien pudieran servir de referencia al vicepresidente  para darle piso ideológico a la pretendida revolución socialista bolivariana. Así,  desde la atalaya de su innegable talento filosófico Martín Heidegger  nos proponía en 1937 un nuevo amanecer, asegurado por la llegada de un superhombre, portador de una revolución espiritual, que  salvaría a  las nuevas generaciones de las mentiras burguesas y les permitiría conocer la verdad. Igualmente Stalin evocaba al nuevo ciudadano que recuperaría los valores originales del pueblo. Con la misma determinación el gran timonel Mao Tse Tung (según la vieja pronunciación), estimuló la terrible revolución cultural para preservar en los jóvenes el alma  del pueblo chino.

Pero el nuevo hombre, impredecible al comienzo, tiene un final común. Aparece como verdugo implacable en la figura del jefe de las SS Henrich Himmler, pero es derrotado en 1945 y juzgado como criminal de Guerra en Nuremberg.  Es denunciado por los camaradas de Stalin, luego de su muerte, en 1956 como inexcusable desviación. Menos comprensivos, los chinos  encarcelan  y  enjuician a la  “pandilla de los cuatro”, responsables de la célula  germinal del hombre  nuevo de la inmensa nación, jurando  no regresar jamás al desvarío  ideológico de la revolución cultural. La historia no ha sido benévola con el  hombre nuevo. Deberían ser  suficientes estas circunstancias para precaverse de sus consecuencias.

El Vicepresidente afirma que le “costó despertar y pasar la oscuridad”. Pero al fin la educación burguesa, (la que recibió), fracasó estrepitosamente. La llamada IV  República debió tener más cuidado. ¿Cómo es posible que alguien proveniente de una familia enemiga del gobierno se le haya permitido pensar por si  mismo?. Esta  ineficacia se torna más grave cuando constatamos que a pesar de 40 años de dominio ideológico , de medios de comunicación sin “La Hojila”, de cultura burguesa  hegemónica, según dice el oficialismo, el Presidente diga que ha ganado 11 elecciones consecutivas en un país alienado por la Mujer Maravilla y la rubia preferida de Ken ¡Alguien miente !

El gobierno está nervioso. Posiblemente no existe forma de someter a un pueblo al pensamiento único, a la adoración perpetua de un líder, a la aceptación genuflexa de un mando autoritario, menos aún en el indisciplinado e irreverente trópico. Puede recomendársele al angustiado funcionario que incursione en la Escocia del doctor Ian Wilmut, padre de la clonada  oveja Dolly, e intentar reproducir  en serie  a personas como él, inmunes a ideologizaciones antirrevolucionarias . Ese programa, financiable con  petrodólares, pareciera más esperanzador y seguro que tratar de hacer de la educación venezolana una gran escuela de cuadros para inducir a niños y  jóvenes a “ser como el Ché”.

(Enviado el 03-02-07.)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres