Blogia
FIRMAS DE FaCES

La Copa América y el Payuli Ruesta / Ignacio Avalos Gutiérrez

La Copa América y el Payuli Ruesta / Ignacio Avalos Gutiérrez

I.

Payuli Ruesta era un tipo mal armado para jugar al fútbol. Ni siquiera tenía la pinta necesaria, al contrario, su cara era más bien la de un escultor o pintor, algo así. Recuerdo que corría en la punta de los pies, como si le dolieran mucho los talones. Su despliegue en la cancha era, por supuesto, más bien lento, chutaba apenas discretamente y era un cabeceador del montón. Sin embargo su habilidad y su inteligencia lo llevaron a ser un gran futbolista, de los mejores en el escenario venezolano de su época, una fija en la delantera (era "interior" en el viejo esquema táctico ) de la selección nacional durante varios años.

Además Payuli, tenía una enorme cultura futbolística. Sabía leer magistralmente los partidos, era imbatible en el análisis de los equipos, te convencía de que el mejor jugador era uno en el que tú ni siquiera habías reparado. La última vez que nos vimos, hablamos, desde luego, sobre la Copa América, cuando ésta no era todavía una certeza (se hablaba de retrasos insuperables en las obras) y México asomaba sus ganas y sus inmejorables condiciones para llevarla a cabo. No era, Payuli, muy optimista respecto a las posibilidades del equipo vinotinto. Llegaremos hasta la segunda fase del campeonato gracias al sorteo, siempre amañado para favorecer al seleccionado anfitrión, es difícil que vayamos más allá. El equipo ha mejorado, nos emparejamos con los del medio, pero seguimos muy distantes de la crema y nata del balompié regional y mundial. Creía, en fin, que Richard Páez había puesto preparación física, orden y táctica en el combinado nacional, pero que a éste le faltaba, todavía, mucho oficio, señal de que las canteras no producían los jugadores requeridos..

Hago referencia a lo anterior por pura nostalgia : a principios de la semana pasada murió Payuli (Francisco Javier Ruesta, arquitecto, para los que no lo conocían) y, sin que a lo mejor se diera cuenta, dejó triste a un gentío. Falleció justo la víspera del día en que se efectuó el sorteo de la Copa América en el Teatro Teresa Carreño.

II.

El acto realizado allí dejó claro que la Copa América tendrá lugar en el país, los nubarrones quedaron disipados, al menos por ahora. Las autoridades del fútbol suramericanos otorgaron, así pues, su primer visto bueno, aun cuando falten todavía muchas cosas por hacer. No obstante se encuentran confiadas, ya saben cómo se trabaja por estas tierras. El venezolano, les han contado, es persona de operativos, de actos heroicos de última hora., persona que se condena así misma a trabajar bajo presión, de ser posible con el agua al cuello, capaz de darle vueltas a un resultado cuando todo parece perdido. El venezolano asusta, pero cumple, gajes, pues, de la tesitura del alma nacional.

El sorteo tuvo lugar en medio de una ceremonia que demostró - son esas cosas raras que se ven en estos días -, que lo más cursi de la estética de Venevisión puede darse la mano con el radicalismo político gubernamental y, asimismo, que el Presidente Chávez es capaz de hablar en formato breve y algunos malintencionados ya piensan que su discurso, de menos de dos minutos, al recibir el trofeo ha sido una de sus mejores piezas oratorias. A Venezuela no le pudo ir mejor, reseñaron al día siguiente los periódicos. Un azar hipócrita puso a nuestra selección junto a equipos con los que puede tutearse. Casi con seguridad, pasará, entonces, a la segunda fase, pero no es fácil que llegue más lejos, si nos atenemos a lo que insinuaba Payuli..

III.

El actual gobierno le ha puesto mucho interés (y dinero) al deporte. Afortunadamente, el Presidente no se olvida de que alguna vez fue un picher zurdo en Sabaneta, con ambiciones de grande liga. De hecho, la realización en Venezuela de la Copa América le debe mucho a su terquedad, a su brega con el viento soplándole en la cara, para que tomaran en cuenta a un país dejado de lado, casi siempre, en los asuntos vinculados al balón.

Debido al empeño oficial, hay actualmente sobre la mesa un conjunto de ideas que despuntan una manera distinta de entender el deporte, aludiendo a varios de sus aspectos medulares : el papel del estado, la participación del sector privado, la masificación deportiva, el deporte de alta competencia, el deporte profesional, el deporte olímpico y paremos de contar. Hay, pues, el intento de un cambio a fondo que, en sus líneas maestras, se encuentra estampado en un nuevo instrumento legal que, según una queja generalizada, no ha sido discutido con la amplitud y profundidad que merece la enorme importancia del tema. Y, siendo franco, uno teme que, dadas las casi infinitas competencias previstas para el Presidente en la Ley Habilitante, se decida que lo mejor es aprobarla mediante el atajo, sin el consenso mínimo requerido, lo cual sería, sin duda, una pésima noticia para el país.

HARINA DE OTRO COSTAL

El Ministerio de Ciencia y Tecnología nos debe una explicación para que entendamos por qué se destituyó, hace unos días, al investigador Claudio Mendoza, jefe del laboratorio de computación, en el IVIC. Nos debe una explicación que nos diga más que lo que se dice en un lacónico memorándum administrativo firmado por el Director General de esta institución. Nos la debe para que dejemos de pensar mal. De pensar que a Claudio Mendoza, científico con un historial envidiable, se le separó de su cargo por escribir, en un artículo publicado en El Nacional, sus opiniones sobre el tema de la energía nuclear (apreciadas éstas como distintas a las emitidas por ciertas autoridades del sector oficial) y por dejar caer algún comentario negativo respecto a la gestión del actual gobierno. Para que dejemos de pensar pensar, en fin, que la medida tomada contra Claudio Mendoza es una arbitrariedad, incompatible con los cánones que mandan en el sistema democrático e incomprensible, sobre todo, en aquellos rincones en donde se hace ciencia.

El Nacional, miércoles 21 de febrero de 2007.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres