Blogia
FIRMAS DE FaCES

El Bono del Sur y la devaluación del bolívar / José Guerra

El Bono del Sur y la devaluación del bolívar / José Guerra

La emisión del Bono del Sur ha significado el reconocimiento de tres realidades de la economía venezolana que están a flor de piel. En primer lugar, la existencia de una nivel significativamente elevado de exceso de liquidez, como resultado del incremento del gasto público.  En segundo término, que es financieramente desfavorablemente mantener el ahorro en bolívares y que por tanto hay que optar por monedas fuertes y finalmente, es visible la elevada preferencia del público por la divisa estadounidense, lo que preludia una devaluación del tipo de cambio.

Después de que algunos argumentaran que la liquidez monetaria se correspondía con la fase de crecimiento que experimenta la economía venezolana, la puesta en el marcado de títulos por US$ 1.500 millones, que fueron devorados literalmente por demandantes ávidos de dólares, refleja que existe un descalce entre una expansión de la cantidad de dinero en circulación y su correspondiente demanda, hecho éste que está detrás de la aceleración de la tasa de inflación y de la depreciación del bolívar en el mercado paralelo. Adicionalmente, en la medida en que la tasa de inflación se ha colocado en 20,4% anual en febrero de 2007, en esa misma medida se ha deteriorado la remuneración al ahorro, toda vez que el BCV no ha modificado la estructura de las tasas de interés, por cuanto las autoridades monetarias están utilizando la inflación como un mecanismo para licuar la deuda del instituto emisor. En este sentido fue que resultó bienvenido el exhorto del presidente Hugo Chávez para que los venezolanos sacaran sus capitales de Venezuela y los invirtieran en el Bono del Sur, caso insólito en la historia económica, el que el jefe del Estado incite a sus conciudadanos para que liquiden sus tenencias de moneda nacional y adquieran otra, en este caso, el dólar. Pues bien, los venezolanos salieron en masa a comprar esos bonos al punto que, frente a una colocación de títulos por US$ 1.500 millones, la demanda se ubicó en US$ 12.000 millones, con todo y que esas solicitudes están sobreestimadas toda vez que el método de asignación impone exigir montos mayores para que el Ministerio de Finanzas finalmente distribuya parte de lo solicitado.

El caso es que el negocio del Bono del Sur ha sido una tremenda oportunidad para el Gobierno de Argentina quien se ha beneficiado de un financiamiento relativamente barato respecto a lo que le habría costado el levantar fondos en plazas financieras internacionales, donde su reputación de buen pagador está en el suelo tras el incumplimiento de sus obligaciones externas hace unos años y por el cual ese gobierno es objeto de demandas en los tribunales. También lo ha sido para el Gobierno de Venezuela, quien ha obtenido recursos relativamente baratos, a una tasa de 5,0% anual en dólares, aunque la porción venezolana correspondiente al Bono del Sur no se puede transformar en divisas pero si está cubierta contra una eventual devaluación del tipo de cambio.

La información del mercado sugiere que el precio del dólar resultante de la compra del bono en referencia, una vez incluida las comisiones, se situaría alrededor de Bs/US$ 2.700. Esta tasa de cambio es 25,5% mayor a la del mercado oficial pero sustantivamente inferior (55,0%) a la del mercado paralelo. De manera que ahora la economía tiene tres tipos de cambio, el oficial, el paralelo y el resultante de las operaciones con Bonos del Sur, con un amplio diferencial entre ellos. Esto sugiere que tal discrepancia no podrá mantenerse mucho tiempo sino al costo de exacerbar las tensiones inflacionarias de la economía venezolana y potenciar las expectativas de devaluación del bolívar.  En un contexto en el cual la demanda desbordó sobranceramente  el monto ofertado, se pone de manifiesto que esos bolívares no deseados por el público, que no encontraron los dólares que buscaban, están dispuesto a adquirir bienes, entre ellos el dólar a un tipo de cambio superior. De esta manera, en tanto que se deprecie el bolívar en el mercado paralelo el incentivo para acceder a los dólares que a Bs 2.150 otorga Cadivi aumentará, situación que se traducirá en presiones adicionales sobre las reservas internacionales y el abastecimiento interno. Esta situación configura un cuadro proclive al ajuste del tipo de cambio oficial que inevitablemente vendrá, sin que se pueda precisar el instante, aunque la tendencia es clara.

El momento de la devaluación se acerca. En este año con motivo de la reforma constitucional es improbable que se materialice, en virtud de los costos que acarrearía una decisión de esa naturaleza. Por ello, todo apunta a que el Gobierno aprovechará la oportunidad que se presentará con la realización de la reforma monetaria para empaquetar la devaluación con la correspondiente eliminación de los tres ceros al bolívar. Ello permitiría disfrazar la devaluación y venderla en su lugar más bien como una revaluación. Con esa devaluación el nuevo tipo de cambio oficial podría situarse alrededor de la cotización que actualmente refleja el precio para las negociaciones de los Bonos del Sur, con la cual el Gobierno resolvería instantáneamente el déficit fiscal al tiempo que mejoraría significativamente las cuentas de Pdvsa, fuertemente golpeadas por la apreciación real del bolívar y por un ritmo de gasto que está cuestionando su capacidad para producir petróleo, situación que la ha llevado a concurrir a los centros financieros a solicitar dinero prestado.

La economía mundial

La caída de la Bolsa de Valores de Shangai en 9,0% el martes de 27 de febrero, avivó las preocupaciones acerca de una eventual recesión de la economía mundial, a lo cual se sumó las cifras sobre el crecimiento del PIB en Estados Unidos durante el cuarto trimestre de 2006, a un ritmo menor al esperado. Después de haber proporcionado un  rendimiento promedio  de 130,0% en 2006, el propio Gobierno de China ha alentado la corrección de tan desproporcionado retorno por el peligro que ello implica para la inflación en un contexto en el cual los precios de las viviendas está fuera de control es esa nación asiática. De desacelerase el crecimiento económico en China con toda seguridad ello se reflejará en economías de la región que son sus principales socios comerciales, incluyendo a Japón. En el caso de Estados Unidos, la política de la Reserva Federal de procurar bajas tasas de interés llevó a un sobreendeudamiento que recalentó de forma importante el mercado inmobiliario cuyas tasas de financiamiento pasaron de 2,0% anual hace un par de años a 7,0% en la actualidad, lo que se ha expresado en una caída de la demanda de vivienda y en los precios. Todo ello puede significar menores tasas de crecimiento y algo de incertidumbre pero la economía mundial está lejos de una recesión.

Se endeuda PDVSA

La situación financiera parece complicarse debido a la carga que se ha impuesto su junta directiva cuando ha asumido la ejecución de un gasto social por casi US$ 9.000 millones durante 2006. No obstante los elevados precios del petróleo, la compañía necesita ahora endeudarse para mantener su flujo de caja. Así, con los gastos por la compra de las acciones de CANTV y Elecar  y demás empresas  eléctricas deberá desembolsar más de US$ 1.500 millones para lo cual han contrato un empréstito con una firma japonesa por US$ 3.500 millones, pagaderos en petróleo crudo. Además, la estatal petrolera de Venezuela antes había adquirido compromisos por US$ 1.000 millones mediante la colocación de deuda. A ello se agrega la potencial emisión de US$ 3.500 millones en bonos pagaderos en bolívares, al estilo del Bono del Sur. Lo último que se conoce es que PDVSA, con motivo de su decisión de hacerse de la mayoría de las Asociaciones Estratégicas de la Faja del Orinoco, ha propuesto cancelarle a las compañías multinacionales con petróleo en lugar de efectivo. Ello denota que la situación financiera de PDVSA es de suyo difícil y que puede agravarse sustancialmente en caso de que los precios del petróleo disminuyan ligeramente. A todo esto hay que añadir la caída de la actividad petrolera como lo señaló el BCV.

Descifrado, 08-03-07.

 
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres