Blogia
FIRMAS DE FaCES

El movimiento antiglobalización / Enzo Del Bufalo

El movimiento antiglobalización / Enzo Del Bufalo

«Estos grupos suelen desconocer la existencia de microfascismos que por mucho tiempo han existido en el seno del movimiento socialista mundial…». «…Hoy, gracias al siglo XX… sabemos que hacer compromisos con las relaciones despóticas en nombre de un futuro radiante para la humanidad, no sólo no nos acerca a ese horizonte, sino que nos aleja del él.» 

Aunque el fundamentalismo islámico es el más notorio de todos los movimientos neoarcaicos, la globalización ha estimulado otros de naturaleza muy distinta. Así por ejemplo, tenemos los movimientos antiglobalización que manifiestan en ocasiones de las cumbres del poder oligárquico mundial, encuentros del G-8, de los empresarios en Davos, reuniones anuales de los organismos multilaterales, etc.; o se reúnen en foros internacionales. Estos movimientos están alimentados por sectores de clases medias y minorías excluidas que se identifican con variantes de la ideología socialista del siglo XX tal como fue determinada por el predominio del marxismo-leninismo y las oposiciones a él más o menos reconocidas. Estos grupos a veces incorporan elementos surgidos de la experiencia contestataria de los años sesenta que atenúa su visión arcaica, decimonónica, del capitalismo; pero básicamente su crítica a la globalización se concentra en los aspectos tradicionales del capitalismo sin comprender muy bien los aspectos específicos de la globalización que los lleva a la defensa “nacionalista” de sus países -sus Estados nacionales- o de los particularismo regionales. Aunque estos grupos no reniegan en principio de la utopía de una sociedad de personas libres e iguales, en su oposición poco articulada a la globalización no entienden la tendencia que la mueve en este sentido y concentran su atención en los aspectos despóticos tradicionales que los lleva a asumir posturas propias de un socialismo nacional que sólo su condición de marginados o subdesarrollados los diferencia de aquellas del nacionalsocialismo histórico; de allí su arcaísmo.  

Estos grupos suelen desconocer la existencia de microfascismos que por mucho tiempo han existido en el seno del movimiento socialista mundial y que han permitido darle un viso de continuidad con este  movimiento  histórico a regímenes estalinistas y otros socialismos despóticos y se limitan tan sólo a criticar  aquellos regímenes aberrantes más obvios y fracasados. Al no tener una reflexión elaborada sobre la naturaleza del poder moderno y la construcción del sujeto revolucionario que incorpore la experiencia del siglo XX, este largísimo siglo que nos separa del movimiento socialista decimonónico, que por lo demás no comprendía bien la relación entre mercado y despotismo capitalista –una confusión común tanto a los liberales como a los socialistas de la época- ni entendía para nada la relación entre Estado nacional y desarrollo del capitalismo, terminan siempre por defender un cierto capitalismo nacional en contra del poder global. Nada es más revelador de este arcaísmo que la expresión de muchos viejos camaradas de que el siglo XX ha sido muy corto, queriendo decir con esto que todavía no se ha podido implantar cabalmente el socialismo del siglo XIX. Pero esto afortunadamente ya no es posible. Hoy, gracias al siglo XX, o mejor dicho gracias a los decenas de millones de seres humanos que perdieron sus vidas en las guerras y represiones que las distintas reestructuraciones despóticas de la sociedades llevaron a cabo para someter el conflicto social a la lógica de la acumulación, sabemos que hacer compromisos con las relaciones despóticas en nombre de un futuro radiante para la humanidad, no sólo no nos acerca a ese horizonte, sino que nos aleja del él. 

---------------

Lo aquí reproducido es un muy breve extracto del amplio y penetrante artículo del autor “La naturaleza del poder y los movimientos sociales”, publicado en la Revista Latinoamericana de Estudios Avanzados, RELEA, Nº 22, junio-diciembre 2005.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres