Blogia
FIRMAS DE FaCES

Sobre monedas comunitarias, bonos de trueque y fichas de hacienda / Ronald Balza Guanipa

Sobre monedas comunitarias, bonos de trueque y fichas de hacienda / Ronald Balza Guanipa

Varios asesores internacionales fueron escuchados en el Instituto Nacional de Desarrollo de la Pequeña y Mediana Industria (Inapymi), donde aportaron sus ideas sobre "prosumidores", "Merkados Comunitarios de Trueque" y "Bonos de Trueque". La Agencia Bolivariana de Noticias resumió sus declaraciones en una nota titulada "Trueque bolivariano no sustituirá moneda nacional", publicada el 27/11/2006. Dicha nota comienza como sigue:

"Caracas, 27 Nov. (ABN).- El Proyecto Bolivariano de Trueque no busca sustituir la circulación de la moneda nacional, sino contribuir, desde una perspectiva microeconómica, a la creación de una nueva economía solidaria, basada en el intercambio de productos y servicios dirigidos a satisfacer las necesidades de una localidad."

Para llevar a cabo el Proyecto, los asesores proponen crear un llamado Bono de Trueque (BT), definido como sustituto local no convertible del dinero de circulación nacional, que serviría para facilitar intercambios en localidades pobres, "para valorar al interior del grupo de productos, servicios y saberes a intercambiar". El 29 de marzo de 2007 el Presidente de la República ha retomado el tema, al solicitar en un programa radial la elaboración de un proyecto de Ley para crear una "moneda popular comunitaria", aprovechando los poderes que le fueron conferidos por medio de una Ley Habilitante.

Según el Presidente, "será una moneda que sólo circule en determinada región y por tiempo determinado, a lo mejor por seis meses", un sistema alternativo que sería  usado por las comunidades como sustituto del trueque directo, con el fin de intercambiar unos bienes específicos por otros. Puesto que tal es la definición del BT, un sustituto imperfecto del dinero que posiblemente perjudicará a sus tenedores finales, se ofrecen a continuación algunos comentarios a partir de la nota de ABN:

1. El monto de cada emisión del BT establecerá la capacidad de compra de cada bono con respecto a los bienes ofrecidos en cada localidad. Mantener el valor de cada bono dependerá de las reglas para emisiones posteriores, lo que requeriría de un pequeño banco central en cada comunidad y de un sistema de bancos centrales entre comunidades.

2. Cada bien ofrecido en un Merkado tendría un precio en BT, limitado exclusivamente a la compra de otros bienes ofrecidos en el mismo Merkado. No queda clara la regla de fijación de precios: en el caso del trueque cada agente evalúa directamente la entrega de un bien a cambio de una cantidad de otro, por lo que los precios relativos se determinan por negociación directa y en ausencia de dinero. Sin embargo, la entrega de BT sugiere una determinación centralizada de los precios de cada bien, independientemente de la negociación entre agentes.

3. La existencia de dos precios (en BT y bolívares) para el mismo bien crea incentivos para el arbitraje. Con ello puede ocurrir que un bien comprado con BT se venda luego en bolívares, fuera del Merkado. Esto perjudicaría a los tenedores de BT, al reducirse la oferta de bienes.

4. Un Merkado sólo puede existir si los agentes no desean adquirir bienes no producidos localmente. En otro caso preferirán vender bienes en bolívares, impidiendo la formación del grupo.

5. Siendo los BT no convertibles en bolívares y válidos sólo localmente y por un número dado de meses, no cumplirán la función de reserva de valor. Los agentes que deseen realizar el trueque preferirán hacerlo directamente y no a través de BT, por lo que los BT tampoco cumplirán con la función de medio de cambio.

6. La carencia de circulante en áreas pobres podría resolverse mediante los sistemas de becas y ayudas gubernamentales, haciendo menos necesario el trueque o la creación de BT.

7. El trueque es un mecanismo de intercambio en condiciones de ausencia de dinero, es decir, de medios de cambio. Por ello supone altos costos transaccionales derivados de la necesaria coincidencia de deseos para realizar transacciones. Con dinero, o BT, no hay trueque propiamente dicho. Los BT serían un medio de cambio imperfecto, similar a las fichas con las que los hacendados pagaban a los peones durante el s. XIX, atándolos a las pulperías de las haciendas como única opción de usar su capacidad de compra y endeudamiento.

Presuponer que el sistema propuesto creará un sistema local "basado en la solidaridad, la reciprocidad y la cooperación", que sea "estable y organizado y no en algo ocasional entre amigos y conocidos" luce apresurado. No sólo porque tales virtudes no requieren de leyes, como por los nuevos riesgos que dicho sistema puede generar. Entre otros, puede causar pérdidas a quienes cambien sus bienes por BT y luego no logren cambiar sus BT por bienes. No parece necesario sustituir el dinero de curso legal por un medio de cambio que no sea unánimemente aceptado y sólo sirva para comprar bienes de una comunidad pequeña. Si esta medida se impone, a pesar del posible surgimiento de mercados negros, es posible suponer que la existencia de medios de cambio imperfecto dificultará el intercambio entre pequeñas comunidades vecinas haciendo más difícil su crecimiento e integración.

20070404175808-truequearg.jpg

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Reinaldo -

¿DE QUIEN ES EL SISTEMA FINANCIERO?

Por Louis EVEN



El sistema financiero no existe para los gobiernos, ni para nosotros.

Son los gobiernos y nosotros quienes existimos para el sistema financiero.

Si el sistema existiera para los gobiernos, estos demandaíํan el dinero al sistema que hace el dinero, en lugar de demandarlo a la gente que sólo hace el trigo, la mantequilla, las papas , Las casas, los vestidos, etc. Además, si el sistema existiera para nosotros, funcionaíํa para servirnos, en lugar de hacernos trabajar para servirlo.

Ud gana, diremos 80 dólares, por una semana de trabajo y Ud cree hacer el trabajo para su patrón y conseguir de é้l, en cambio, el derecho por 400 dólares de compra en la producción?

¡Cuidado! Primero, el gobierno le toma una porción de su sueldo antes de Ud. Un porcentaje muy importante de lo que se apodera de su sueldo es para darlo meramente al sistema que hace el dinero. Otra parte resulta distribuida a los funcionarios, a las empresas, y a través de ellas, a sus contratados, pero en todas aquellas redistribuciones, el gobierno todavํa se apoderará de una parte con el mismo embargo para darla a los que hacen el dinero.

Al menos Ud puede comprar productos por el monto total de lo que le queda de su sueldo?

Pero vaya al almacén del comerciante, Ud sabe que paga una tasa o impuestos de venta y con el dinero de las tasas no le dan productos, y la historia no se acaba aquíํ. Dentro del precio ya están tasas o impuestos pagados por el fabricante, y antes de é้l, pagados por los productores de los ingredientes de las máquinas, de la energíํa utilizada por el fabricante, etc. Tambi้én las tasas pagadas por los intermediarios y el mercader, tambié้n los intereses pagados por todas las profesiones citadas sobre los pré้stamos hechos para la financiación de sus empresas.

Tasas y cargas a todo lo largo de la vuelta del dinero hacia su fuente, es decir, hacia el banco.

El dinero nace en el banco cuando el banco presta dinero a un gobierno, a un industrial, a un comerciante. No se haga ilusión, siquiera la obligación del gobierno o la acción de la empresa es comprada por una persona particular; aquel dinero empezá en un banco y su regreso al banco resulta debido en alguna parte, y de todas maneras aquel dinero está obligatoriamente abultado por la anadidura de los intereses. El banquero tendrá que recogerlo y eso pasará por la bomba de los impuestos o por la bomba de los precios.

- El dinero hace un circuito completo -

- 1 - Desde el banco donde nace hacia la producción, privada o pública, por los pré้stamos a los que toman prestado, privados o públicos.

- 2 - Desde la producción hacia el público consumidor, por los salarios a los empleados o los dividendos a los accionistas.

- 3 - Desde el público hacia la producción pagando precios inflados con todas las cargas financiarias o a los varios gobiernos por tasas de todas clases.

- 4 - Desde la producción, o desde los gobiernos hacia el banco por el reembolso de los pr้stamos cuando es posible, pero siempre por el pago de los intereses.

¡Que llega a ser del dinero regresado a su fuente: el banco?

- Con sus ganancias, el banquero paga su personal, sus gastos y consolida el activo del banco. Pero el monto del pré้stamo, creado por una plumada, desaparece tambié้n por una plumada. Mera contabilidad.

El banquero le contestará que, tambié้n, é้l paga impuestos. Si, paga los impuestos sobre su utilidad; pero hace su utilidad sobre la creación del dinero, a travé้s del ré้gimen de los nacimientos y de los fallecimientos del dinero que el banquero controla.

Cuando el ritmo del dinero liberado excede el ritmo del dinero caminando y llamado de nuevo al banco, la vida económica resulta activa; es el caso en tiempo de guerra o de armamento intensivo. Al revé้s, cuando el ritmo del dinero llamado de nuevo (y fallecido) anda más rápido que el dinero creado y liberado, la vida económica languidece: es el caso en tiempo de paz prolongada.

Si el sistema existiera para la finanza y la distribución de los bienes, privados y p๚blicos, que el paíํs resulta capaz de proporcionar, habríํa la prosperidad constante en las posibilidades fíํsicas, porque hay un progreso constante en las posibilidades fํsicas de producir todos estos bienes.

Habríํa distribución de dividendos a los ciudadanos, para distribuir este enriquecimiento, en lugar de impuestos en todos los rincones para mantener el empobrecimiento. Habrá para todos la seguridad económica con la libertad en un sistema de abundancia, en lugar del apuro por el dinero que engendra la inquietud, la inestabilidad, la lucha entre clases y entre individuos para disputarse y competir un poder de compra, menguado a propósito, delante de almacenes que rebosan.

¡Qu้é prefiere Usted, el ré้gimen actual, que le chupa, le priva y le paraliza, o bien, el Cré-้dito Social que le daría dividendos para recoger su parte de los frutos del progreso?

Louis EVEN

Cristopherd J. Alaña -

La investigación conlleva a identificar el proceso originario del trueque de base de la moneda comunitaria en donde el patrón de equivalencia no sean las horas de trabajo hombre, ni tampoco una relación directa con el costo monetario de las monedas conocidas; no obstante, no hay que perder de vista que en nuestras economías, las monedas conocidas Bolívar, Dollar, Pesos, Euros o cualquier otra, parten de un trueque originario, cuya manifestación ha dejado de ser humanista. Si bien una mayoría de los venezolanos responde dócilmente a la lógica dominante, o manifiesta su frustración de varias maneras negativas o meramente reactivas, minorías de distinta índole no solo se resisten sino ofrecen iniciativas y cualidades alternativas que pueden servir de base para un nuevo modelo de vida y de progreso, a través del trueque de la moneda comunitaria. Grandes preguntas están detrás de este estudio sobre la creación y el uso de un dinero sin fines de lucro, sino que también nos remite a cuestionar los precios del mercado y su dudosa equidad con respecto a los valores humanos vitales.

El estudio procura apreciar una economía invisible que se basa muchas veces en la gratuidad o en la deuda moral y que tal vez, se resiste a entrar en procesos de cuantificación y monetización, así ésta se proponga como "alternativa". La disyuntiva de un Hamlet de interés social sería hoy: "¿Medir o no medir?" en cuya respuesta se requiere otra forma de entender la escasez manipulada y la exuberancia natural.
Ante ello, es necesario reconocer a la "Sociedad" como vector principal de una nueva visión. Una Sociedad que sea capaz de generar, en combinación con las instituciones reformadas del "Estado" y del "Mercado", nuevos modos de "intercambio" en aras de una verdadera seguridad, y nuevos mercados sociales de "múltiples niveles", en aras de una verdadera sustentabilidad. Esto implica una comprensión de los valores culturales de nuestro pueblo, con sus aspectos individualizantes, pero donde resaltan los aspectos colectivos. Ello nos reclama concebir una sinergia entre criterios altamente competitivos pero también criterios profundamente cooperativos.
Ante estos desafíos, surge un nuevo fenómeno de auténtica iniciativa social. Se practica en numerosos países industrializados y también del Tercer Mundo: la autogestión de monedas alternativas, sociales, locales o comunitarias, con el fin de proteger y fomentar, mediante redes, la economía local, regional y microempresarial.
(Particularmente no concuerdo con la propuesta del INAPYMI ya que es un hibrismo muy débil). El dinero social (o no-dinero, pues no sirve para atesorarse ni tiene fines lucrativos: no es mercancía que genera intereses) sirve exclusivamente como unidad de cuenta y crédito (confianza mutua) para intercambiar bienes, productos, servicios, conocimientos, en una asociación real de carácter geográfica, gremial o incluso telemática (Internet). Permanece en manos de la asociación, de la comunidad, de la localidad o de la red, refuerza su identidad y amplía la capacidad de financiamiento, esta vez dual: dinero-crédito externo y dinero-crédito propio, y por lo mismo se crea mayor margen de maniobra, incentivando a la vez la solidaridad y la responsabilidad horizontal. Dinero oficial y dinero social pueden ser complementarios. Con ello se va dando un proceso de transferencia de la credibilidad depositada en instituciones macro o mega -tan abusivas como decepcionantes-, hacia una credibilidad más tangible y reconstructiva de la responsabilidad, de grupo a grupo y de persona a persona, a niveles micro, incluso moleculares. Múltiples experiencias en Argentina, Colombia, Ecuador, México, como en Africa, Asia y Australia, y sobre todo, en Estados Unidos y Europa, respaldan este planteamiento. Y muy recientemente, llama la atención la sinergia que se crea en Toronto, Canadá (Ver "LA OTRA Bolsa de Valores" No. 49).

Estas experiencias, al partir de la gente y no del dinero, resultan más visionarias y prometedoras que los modelos actuales de microfinanciamiento del Banco Mundial; nuevas experiencias que están inspiradas en el Grameenbank en Bangladesh y adoptadas en la Cumbre de Microcrédito en Washington.
Una nueva economía -diversificación de mercados no solo hacia el exterior sino principalmente hacia abajo y adentro-, demanda la participación de diversos sectores, principalmente el público, el privado y el social, pero también los académicos, los religiosos y los medios de comunicación. Ante la atrofia del sector privado, los sectores públicos y sociales están generando nuevas instituciones y redes que deben ser convocadas y llamadas a efectuar sinergias y crear nuevas oportunidades.

Cristopherd J. Alaña -

Con respecto a mis comentario, este es mi correo: crist_academico@yahoo.es
Prof. Ronald Balza, espero sus argumentos.
Quedando de Ud.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres