Blogia
FIRMAS DE FaCES

El financiamiento de Pdvsa / D. F. Maza Zavala

El financiamiento de Pdvsa / D. F. Maza Zavala

La emisión de bonos ha situado en la opinión pública la cuestión del financiamiento de nuestra industria petrolera. Entre los objetivos de esta emisión, cuya característica principal es la de poder ser adquiridos en bolívares, está el de absorber liquidez monetaria con el fin de aliviar la presión inflacionaria que viene del lado de la moneda; serán negociables en el mercado secundario en procura de divisas, lo que los caracteriza como deuda externa, debido a que a la postre irán a la cartera de inversionistas foráneos. Aunque son bonos –y no acciones- virtualmente implican una opción al patrimonio de la estatal Petróleos de Venezuela y, además, preferencial. 

La deuda de esta corporación venezolana se eleva así a magnitudes considerables y los inversionistas no dejan de pensar que, en última instancia, la garantía de estas obligaciones está representada por las reservas de hidrocarburos con las que cuenta el país, en principio inalienables. 

No es extraño que una empresa concurra al mercado de capital para obtener recursos que le permitan financiar sus inversiones; tampoco que utilice el mercado financiero, de corto plazo, para hacerse de liquidez y superar dificultades transitorias de caja. Todo ello si los estados financieros de la empresa considerada muestran una estructura sólida y un fluir de fondos satisfactorio. 

En el caso de Pdvsa hay que considerar sus incidencias en los registros financieros y contables y en la propia realidad de la empresa. La contrapartida ha sido el alza pronunciada de los precios del petróleo los últimos cuatro años. Sin embargo, la carga que se le ha impuesto a Pdvsa con los programas sociales que no son de su competencia, no ha permitido evidentemente dedicar parte de su excedente de explotación a las inversiones en la propia actividad, como es lo natural y necesario. 

Se ha anunciado oficialmente que el plan denominado Siembra Petrolera requiere inversiones por 60.000 millones de dólares los próximos 5 años y ante esa exigencia se presentan algunas alternativas: retener una proporción mayor del excedente de explotación para la inversión requerida, lo que implica una menor contribución fiscal; reducir o eliminar la carga de los programas  sociales que se le ha asignado a la empresa; posponer algunas inversiones petroleras, lo que podría reflejarse en el desenvolvimiento futuro del potencial productivo; recurrir al mercado financiero interno para obtener fondos con el objeto mencionado; por último, recurrir al mercado financiero internacional para colocar deuda en cantidades significativas, lo que sería riesgoso porque se comprometería en términos apreciables el patrimonio de la empresa e indirectamente la posición deudora de la República. 

El Nacional, 11-04-2007.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres