Blogia
FIRMAS DE FaCES

Un banco central para Venezuela / José Guerra

Un banco central para Venezuela / José Guerra

Uno de los daños más severos que la política del presidente Chávez le ha hecho a Venezuela ha sido la liquidación institucional del Banco Central de Venezuela hasta convertirlo en una especie de caja chica del Gobierno. Para todos los fines relativos al diseño e instrumentación de la política monetaria puede afirmarse sin ambigüedades que Venezuela carece de un instituto emisor. Parte del sometimiento del BCV  comenzó cuando en 2000 se modificó la práctica contable instituida con el objeto de entregar utilidades cambiarias ficticias para financiar el déficit fiscal. Otro episodio ocurrió en 2003 cuando Hugo Chávez presionó hasta la humillación a las autoridades monetarias para que le entregaran un millardo de dólares con la excusa de que necesitaba recursos para fomentar los planes agrícolas. Un directorio sumiso le entregó tres millardos de dólares, los cuales seguramente se perdieron toda vez que la producción agrícola de Venezuela actualmente es menor que la del año 2003 y la tendencia importadora del país se ha reforzado. No había tales proyectos agrícolas que financiar como se pudo comprobar más tarde. El punto culminante de la destrucción del BCV  vino con la reforma de su ley en julio de 2005, cuando con la complicidad de parte del Directorio del BCV se consumó una barbaridad en términos económicos cuya naturaleza inconstitucional es evidente. 

Con la creación del Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) se permitió que los dólares de las reservas internacionales del BCV que habían sido compradas a PDVSA fueran trasferidas al Gobierno para que con los mismos dólares se realizara una nueva emisión monetaria o nuevo gasto en bolívares. Con ello se legalizó el financiamiento monetario del déficit fiscal, situación que está expresamente prohibida en el artículo 320 de la Constitución. La desfachatez fue tal que ciertas autoridades del BCV y el ministro de Finanzas argumentaron que se había innovado en materia de política monetaria cuando lo que estaba ocurriendo era un vulgar trasvase  de fondos desde el BCV hacia el fisco nacional. Como era de esperarse, ello significó una perdida del capital del BCV que afectaría la solidez del bolívar no obstante los malabarismos contables que por órdenes de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras hubo de realizar el BCV para intentar ocultar el deterioro de su patrimonio. 

Al interior del BCV la situación debería ser muy preocupante para el país porque también se está afectando el activo más importante de la institución: su personal. La aplicación de la lista Tascón, el temor a expresar francamente las ideas, la censura a la publicación de papeles de trabajo,  la cancelación de la discusión técnica y una desmejora del ambiente de para investigar y trabajar  le han hecho un daño enorme  al banco central.  A  ello hay que agregar la virtual  supresión del sistema de seguridad social del cual gozaban los trabajadotes del BCV, como reflejo de estabilidad laboral, remuneraciones apropiadas y ascenso profesional en un tiempo en que la Administración Publica de Venezuela se deshacía víctima del clientelismo y la politiquería. Lo anterior está incompleto si  no se menciona con cargo a la actual gestión del directorio del BCV la eliminación del programa de becas para los empleados del BCV que permitió formar el grupo de profesionales más completo con estudios de postgrado que existía en el sector público de Venezuela.  

La razón de ser de un banco central es la preservación de la estabilidad monetaria y su expresión más visible es el control de la inflación. Tan inhabilitado está el BCV para estos fines que con todo y el sistema de control de precios y de cambio Venezuela tiene la tasa de inflación más elevada de América y una de las mayores del mundo. En un contexto inflacionario se dificulta la generación de empleos y se lesiona el bienestar de la población. Por ello, para el progreso de Venezuela es vital recuperar al Banco Central de Venezuela como una institución fundamental para el logro de tasas de inflación bajas y estables.  Con ese propósito como norte, la primera acción para la refundación del banco central debe consistir en la restauración de la autonomía del BCV para que pueda diseñar y aplicar las medidas de política monetarias  pertinentes encaminadas a disminuir la inflación, para lo cual se requiere revertir la reforma de su ley y afianzar su objetivo central, tal como ocurre en todos los países civilizados. Una segunda medida debe establecer el nombramiento de un cuerpo directivo comprometido con la estabilidad financiera de Venezuela y con  competencias en materias monetaria y financiera. Finalmente, debe aplicarse una política que revalorice los recursos humanos del BCV y propicie un ambiente de tolerancia, libertad  y confianza en el trabajo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Jordan 5 -

Hello! I want to say thanks for an interesting site about a subject. I have had an interest in for a long time now. I have been lurking and reading the posts avidly so just wanted to express my thanks for providing me with some very good reading material. I look forward to more, and taking a more active part in the discussions here.

felix jaimes -

como se puede definir un concepto bien detallado de la diposiciones constitucionales del tema monettario y financiero, art.318,319,320 de la constitucion venezola actualizada. comentario afondo

Cristopherd J. Alaña -

Estimado Sr. José Guerra.

Así como Venezuela está viviendo un proceso político revolucionario, que parte del desarrollo pleno de la nación y del individuo, iniciado con del desarrollo económico endógeno, que permite no tan solo el crecimiento económico sino el desarrollo de la soberanía nacional, que busca –entre otras cosas- la transformación socioproductiva sino el bienestar de la nación mediante la felicidad de su pueblo, fundamentada en sus ideales bolivarianos, los institutos autónomos deben estar acordes con el momento histórico de cambios que vive nuestro amado país.


Se puede definir al Banco Central de Venezuela (BCV) como el Banco de la Banca Nacional, pero se ha percibido que su autonomía es para el pueblo venezolano, sin embargo no la ha mantenido para organismos internacionales como por ejemplo el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

El BCV debe ser un instrumento, de la economía política que emprende la revolución bolivariana de Venezuela.

Keynes demostró que un gobierno puede utilizar el poder económico, la capacidad de gasto, los impuestos, lo recaudado en la política tributaria y el control de la oferta monetaria para paliar, e incluso en ocasiones eliminar, el mayor inconveniente del capitalismo: los ciclos de expansión y depresión. Según Keynes, durante una depresión económica el gobierno debe aumentar el gasto público, aun a costa de incurrir en déficit presupuestarios para compensar la caída del gasto privado. En una etapa de expansión económica, la reacción debe ser la contraria así la expansión esté provocando movimientos especulativos e inflacionistas.

En Venezuela como en muchos países hay gran controversia en torno a la capacidad del Banco Central para controlar la oferta monetaria y, a través de ésta, el ritmo de crecimiento de la economía; las políticas gubernamentales implementadas en Venezuela para controlar el gasto público están definidas a mediano plazo y largo plazo, para incrementar la recaudación por impuesto, y así disponer de recursos que permitan impulsar las mejoras del desarrollo económico a través de las Misiones Sociales, entendiéndose éstas como las estrategias políticas del gobierno nacional que coadyuvan a dignificar a los habitantes de la nación.

Algunos economistas a nivel internacional, piensan que el control monetario puede ser muy útil a corto plazo y debe utilizarse para afectar el nivel de actividad económica.

No obstante, otros afirman que la política monetaria discrecional no debe utilizarse porque, a largo plazo, los bancos centrales son incapaces de controlar la economía (comúnmente ocurrido en Venezuela hasta el 2003). Otros economistas piensan que el impacto a corto plazo del control monetario no es tan poderoso, pero que las autoridades monetarias pueden lograr reducir los excesos de inflación y aminorar los efectos de las depresiones económicas.

Una nueva escuela de economistas sostiene que la política monetaria no puede utilizarse de manera sistemática para afectar al nivel de actividad económica.

En la consagrada Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) se establece en el artículo 156 de la Competencia del Poder Público Nacional en su numeral 11, la regulación de la banca central, del sistema monetario, del régimen cambiario, del sistema financiero y del mercado de capitales; la emisión y acuñación de la moneda.

De igual manera si se hace referencia al artículo 318 de la CRBV, establece en la sección tercera del sistema monetario nacional, que el objetivo de BCV es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria.

Al hacer un análisis histórico se ha demostrado que no se ha alcanzado este objetivo en las últimas tres décadas, por eso el Ejecutivo Nacional se vio en la necesidad de crear a la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) ya que el BCV ha demostrado incompetencia a través de su autonomía.

Estos artículos reafirman la fuerza del Ejecutivo Nacional de poder modificar la esencia autónoma del BCV, como organismo no-autónomo, acoplado al bienestar de la nación y a su desarrollo endógeno.

Después me gustaría conversar con Ud., de la cantidad de venezolanos y venezolanos brillantes que en períodos presidenciales anteriores no aportaron en el BVC, por no tener el contacto o el conocido... y prolongar la conversación de los que se fueron del BCV por temor a Chávez, y me pregunto: ¿En donde están aportando a la nación, la cantidad de personas formadas en el exterior?...

Quedando de Ud.

PD "... se corría el riezgo de que el BCV, fuera otra PDVSA meritocrática..."

Cristopherd J. Alaña
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres