Blogia
FIRMAS DE FaCES

A máxima velocidad / Elsa Cardozo

A máxima velocidad / Elsa Cardozo

El retiro venezolano de acuerdos internacionales -ya consumado, en plan de amenaza o tramitación- es el más visible signo de que cada uno de los cinco “motores” del socialismo del siglo XXI tiene su correspondiente dimensión internacional.  

La ley habilitante encuentra su equivalente exterior, precisamente, en la aceleración de la confrontación y ruptura con acuerdos y organizaciones internacionales, a la vez que en la prisa por cerrar abundantes, diversos y costosos convenios energéticos y financieros; se les suman la ofensiva y las ofensas para frenar cualquier intento de examen, evaluación o expresión de preocupación por la involución del país. Y todo se corresponde con la consigna interna del presidente de que su larga habilitación “debe servir para atacar (rápidamente) los problemas que van surgiendo”.  

La peculiar “reforma” constitucional se expresa hacia afuera en el abandono de principios, reglas y procedimientos existentes. Es esto muy visible en lo ya consumado respecto a la Comunidad Andina y el Grupo de los Tres; lo que se ve venir para el MERCOSUR y la comunidad suramericana  con Unasur; lo que se impulsa en materia energética con la colección de propuestas “Petro”, en el ámbito financiero con el Banco del Sur, y en el de la seguridad con la reiteración de los proyectos de militarización defensiva; para no hablar del propósito que traslucen las amenazas a la OEA y la descalificación del sistema de protección de los derechos humanos. Esto refleja lo dicho internamente por Chávez acerca de la necesidad de una reforma constitucional “que se adecúe a la naturaleza de las cosas”; y esto de “las cosas” significa la transacción entre la confrontación “patria o muerte” al imperialismo, de un lado, y el uso instrumental de la democracia y el mercado, del otro. 

El “motor” de la educación “con valores socialistas” no sólo se proyecta al mundo con las misiones que se extienden más o menos formalmente a otros países, sino con la red de medios y organizaciones consagrados a la difusión del mensaje del presidente venezolano. El de la “explosión del poder comunal”, que bajo el lema de la democracia “protagónica, revolucionaria y socialista” diluye las estructuras de intermediación y control democrático, encuentra correspondencia internacional con otro tipo de “misiones” cuyo propósito es cultivar afinidades dentro de otros países, interviniendo sin disimulo en la definición de sus opciones de poder. Y así, no es difícil concluir que el “motor” de la “nueva geometría del poder” –su nueva distribución espacial, con su centro visible y reelegible per secula seculorum en Caracas- es pieza internacional central del socialismo del siglo XXI.  

A toda máquina. ¿Alcanzará el combustible? 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres