Blogia
FIRMAS DE FaCES

La autonomía amenazada / Amalio Belmonte

La autonomía amenazada / Amalio Belmonte

"Universidades autónomas rumbo al socialismo"  - “La  educación punta de lanza de la revolución”  

Con esta consignas cargadas de exclusividad  ideológica y, como ya lo anunciara .para la Fuerza Armada Nacional. El Presidente de la República ratifica, con medidas más específicas, el propósito para  que las  Universidades Nacionales se sumen a  la construcción del hombre nuevo socialista, como única opción   en los ámbitos académicos que hoy ejercen la autonomía universitariaNo este asunto que sorprenda a la comunidad  académica venezolana, porque anuncios de esta naturaleza   forman parte del proyecto hegemónico oficial  para sustraerle   a la sociedad toda forma de intermediación entre sus integrantes y el poder, y desmontar toda la institucionalizada nacional, especialmente aquellas que constituye espacio preferente para el pensamiento libre y la autonomía, que es siempre objetivo esencial para los gobiernos con tendencia al autoritarismo.

Las acciones directas  represivas del pasado se sustituyen por la creación de instituciones de educación superior paralelas a las Universidades  Autónomas (que  en numero de 28, de acuerdo con el discurso presidencial) “sería el germen de una alma mater combativa socialista y transformadora”, donde las credenciales de ingreso se fundamentaría en el grado de aquiescencia ideológica con el gobierno, según le oímos en el mismo acto  al discreto Ministro Luis Acuña.Hacia estas instituciones con características de escuelas de cuadros para los brigadistas del socialismo del siglo XXI, suerte de cruzados contra la educación autónoma, se dirigirán los favores presupuestarios oficiales.  De esta forma se disminuye el peso de las Universidades Autónomas, y se prepara el camino para su extinción. No es medida que intente con racionalidad  solventar las dificultades de muchos jóvenes para ingresar a la educación superior, es tan sólo una etapa más para establecer la hegemonía ideológica y educativa del gobierno en el país. 

Comienza la intervención de las Universidades Autónomas  

Ha sido recurrente por parte del gobierno y del Frentes de educadores Bolivarianos y sus equivalentes en el medio estudiantil, acusar a la Prueba de Aptitud Académica y a las pruebas internas de la universidades   , como lo afirmó el Presiente,  de ser  viejos métodos que han sido fuente de corruptela, son además instrumentos para la exclusión que favorece a un sector privilegiado y excluye al pueblo”  Estos argumentos, cuya único mérito es la persistencia  del discurso manipulador  de los voceros oficiales.  Jamás los altos funcionarios  de la educación superior han querido ser examinados científica y académicamente por los voceros oficial Es proverbial su reticencia d discutirlos  con los especialistas de la academia Esta aprehensión contra las Universidades Nacionales constata la concepción absolutista que  desconoce  pensamiento distinto al suyo, contraviene la idea  de la democracia  y niega  la diversidad  Ocurre con las instituciones productora de conocimiento lo que advertimos contra quienes generan valores, producen información, o crean bienes y servicios. Todo aquel que piense  sin la tutela del gobierno es sospechoso de conspiración, y provoca  dudas acerca de sus fervor patriótico, administrado este último por los bien pensantes que controlan el poder.

Esta Prohibido pensar   y actuar, salvo para rendir culto al dueño del poder o para dar fe de   subordinación. Meses atrás los delegados del gobierno de los liceos bolivarianos solicitaron esta medida  al Presidente, para que les permitiera obviar el impertinente   obstáculo de la Autonomía universitaria que les impedía  continuar  formación ideológica adquirida en la educación preuniversitaria. El jefe de gobierno les prometió que tomaría las medidas correspondientes que  son las que anuncio ayer desde  el llamado “Acto de las Universidades por el Socialismo del Siglo XXI”  Por cierto estas pruebas internas están  autorizadas  por la vigente Ley de Universidades. Pero conocemos la escasa inclinación de los funcionarios por lo que expresa la Constitución y las Leyes de la Republica Se reserva al  máximo caudillo el respeto o desconocimiento de las normativas encarnación de la ley. El gobierno decidirá  con su proverbial  autoritaritarismo , cuáles serán  los requisitos para el ingreso a la educación superior y elaborará los criterios  ideológicos respectivos que garanticen la pureza política  de los elegidos,  para hacer de ellos “el hombre nuevo” , formado por viejos con ideas viejas  para que la reproducción dogmática  de los deseos presidenciales consiga  eco obediente en  las conciencias juveniles.

El próximo paso es la autonomía en su amplia dimensión doctrinaria. Tanto el ministro Héctor navarro como antes lo hacia, Samuel Moncada y ahora el profesor Acuña. Igual el llamado Frente de Educadores  Bolivarianos, el grupo violento Alexis Vive y una buena parte de los diputados, que moran sin deliberar en la Asamblea Nacional, han mantenido que la Autonomía, defendida por ellos en el pasado, se ha transformado en un mecanismos para elitizar  a las universidades y evitar “que se tiña de Pueblo”. Luego no debe sorprender que la acusen de no cumplir lo criterios de pertinencia social, menos  aún  de impedir que los estudiantes abreven sin dudas en esa idea nebulosa , derrotada una y más veces por la historia que es el socialismo del siglo XIX, devenido en eslogan repetido bajo la forma de  Socialismo del Siglo XXI.

En tiempos de Elecciones gremiales en la UCV y en la larga etapa que nos conducirán, salvo decisión contraria del gobierno, a  las elecciones rectorales del año 2008, deberíamos unirnos para luchar por los principios que le conceden legitimidad a nuestra Institución: La Autonomía y la Libertad Académica Estamos seguros que el gobierno no encontrara  a la UCV de forma diferente a la manera digna  como reaccionó contra dictadores y represores 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Ángel González -

Profesor Belmonte,

Con todo respeto, quisiera solicitarle como estudiante de nuestra Escuela de Sociología de la UCV que hagamos TODOS, incluido usted, un verdadero esfuerzo por un análisis profundo de la realidad política de nuestro país.

Como poseedores de un conjunto de herramientas teóricas valiosas para la comprensión de los fenómenos y procesos sociales, los sociólogos tenemos responsabilidades frente a la propia sociedad que nos ha dado la oportunidad de adquirir dichas herramientas. Quiero decir, amigo profesor, que más allá de los comentarios proselitistas y panfletarios el país, en mi opinión, necesita que los que prefieren situarse del lado de los "intelectuales" (y creo que usted forma parte orgullosa de ese grupo) formulen análisis que revelen un amplio estudio y una seria apreciación de la realidad.

Amigo profesor, usted sabe muy bien que cuando en un país se adelanta un proceso político que a todas luces y sin rodeos se declara REVOLUCIONARIO, el mismo vendrá acompañado de una serie de cambios formales y estructurales que se llevarán a cabo a través del tiempo y se extenderán tanto como la realidad lo exija. Usted conoce el origen y desarrollo de la sociedad moderna capitalista, conoce el surgimiento de su institucionalidad y los intereses y la lógica a los cuales esta institucionalidad responde. Sabe también quiénes han controlado los dispositivos de conocimiento desde su génesis y hasta nuestros días y a qué objetivos concretos y difusos responden. Por supuesto, sabe que cuando se pretende hacer una revolución se debe construir y desarrollar una nueva institucionalidad, una nueva lógica de pensamiento y un nuevo diseño de las relaciones sociales, que respondan a otros objetivos y a los intereses no de una u otra parcialidad, sino de las mayorías, sí, de las mayorías que durante siglos han sido ignoradas por la racionalidad moderna burguesa que usted defiende con tanto fervor.

¿Por qué no dice que defiende el status quo? ¿Por qué esconder un conservadurismo furibundo detrás de la máscara de los derechos humanos y de un deteriorado modelo de democracia burguesa, por demás elitista y estructuralmente excluyente? Creo que la discusión debe girar, al menos en el caso de los "orgullosos científicos sociales estudiosos de la realidad", en los temas de fondo, lo que en realidad hay detrás de una coyuntura política, para así ser por primera vez serios en el análisis y poder construir propuestas decentes y no continuar con la manipulación en el campo de la doxa.

Así, lo invito a que sea uno de los impulsores de un debate de alto nivel en el seno de la Escuela de Sociología y de toda la UCV, así como también de un debate más amplio en el seno de las comunidades, quienes por cierto tienen mucho más que decir que lo que pueda reflejar una simple encuesta que a mí, particularmente, no me dice nada.
Respetuosamente,

Ángel González
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres