Blogia
FIRMAS DE FaCES

¿Inevitable agotamiento de la protesta estudiantil? / Agustín Blanco Muñoz

¿Inevitable agotamiento de la protesta estudiantil? / Agustín Blanco Muñoz

En un trabajo anterior titulado ‘¿Dónde llegará la rebeldía estudiantil?’ introdujimos algunos elementos para la reflexión sobre las protestas estudiantiles que se desarrollan desde el 28/05/07. Señalamos que los estudiantes actuaban en un marco en el cual se movían varias expresiones totalitarias. Por un lado está la determinante que emana del régimen y por otra la que corresponde a unas oposiciones que aún se sienten inclinadas y obligadas a dirigir (y aprovechar) todo lo que ocurre en el terreno del enfrentamiento al gobierno del proyecto-proceso socialista y revolucionario del siglo XXI.

AQUÍ NADIE QUIERE CEDER SU ESPACIO

Se trata de estructuras que, aun llenas de todas las formas de incapacidad, agotamiento y derrotas, reclaman su vigencia y derecho de estar al frente del acontecer político. Hasta el presente aquí ningún movimiento ha querido ceder su espacio (supuesto o real) a otro grupo o ‘generación’ que asuma la responsabilidad que sus antecesores no pudieron o no supieron cumplir.

Una actuación que se apoya en algunos medios de comunicación, que también hacen gala de expresiones totalitarias en cuanto quieren ir más allá de la misión de informar y opinar para asumir el papel de actores y dirigentes de la política. Al lado del partido político moribundo está el partido mediático. El fenómeno se debe al propio agotamiento de unos partidos que no llegaron a entender la realidad sobre la cual actuaban y que hasta el presente han sido incapaces de plantear una renovación de sus doctrinas y estructuras partidistas y dirigentes.

NO SE ESPERABA LA RESPUESTA ESPONTÁNEA

Esto da una idea del intrincado cuadro político en el cual surgen las protestas estudiantiles que por tres semanas han ocupado las primeras planas de las empresas de expresión. En el primer artículo que publicamos sobre el tema (08-06-07) señalamos que era imposible medir y caracterizar por anticipado la reacción de la población ante el impacto del cierre de RCTV. Y en este sentido no se esperaba que la protesta partiera de manera espontánea, precisamente de un estudiantado que no cogía calle desde los tiempos de Caldera II.

En este primer momento hacen presencia en la escena actores políticos de Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo. Horas más tarde esos ‘dirigentes’ bajan perfil y le entregan el ‘mando’ al propio movimiento estudiantil a cuyo frente están dirigentes de varias universidades.

Este cambio en la conducción de la protesta tiene una clara explicación en el rechazo general a todo lo que provenga de partidos políticos. Al comienzo se utiliza espacios y recursos de la alcaldía de Chacao. Pero allí mismo ocurre el caso del repudio a un conocido dirigente. Esta tal vez fue la gran campanada para que los partidos entendieran que no podían dirigir las movilizaciones de manera directa.

NO SOMOS GOLPISTAS SOMOS ESTUDIANTES

La pregunta es inevitable: ¿Hay una organización estudiantil con definidos y claros lineamientos? Hasta la fecha se ha escuchado las consignas propias de un estallido que tiene mucho de espontáneo y de sentir mayoritario: ¡No somos golpistas somos estudiantes! Luchamos por la paz y contra la violencia. Pedimos unidad y reconciliación nacional. El cese del odio. Libertad y en especial libertad de expresión. Respeto a la autonomía universitaria. Su objetivo no es el derrocamiento del gobierno sino exigirle un comportamiento democrático.

En un inicio, el régimen mantiene que las protestas estudiantiles son ‘la cobertura suave’ de un plan golpista organizado por factores nacionales que dice tener claramente identificados, que contaría con el apoyo del ‘imperio’. No se concibe que una protesta de tal magnitud haya sido producida sólo por la reacción en defensa de RCTV y por ello se subraya la acusación de que es un movimiento que responde a claros objetivos golpistas.

EL RECHAZO AL RÉGIMEN

Lo que parece real, objetivo y verdadero a esta hora es que existen dos componentes en este movimiento. Por una parte está la protesta contra el atropello, que se concreta en el cierre de la televisora y que toma el camino del rechazo general a la actuación de un régimen, que asumió el totalitarismo como base de sus actuaciones.

Esta forma del reclamo tiene por símbolo unas manos blancas y una flor. Es la reaparición de los comeflores de los años setenta que, sentados pacíficamente en el suelo, pedían la salida del rector impuesto en la UCV: ‘Fuera De Sola de la universidad!’

Pero ningún partido o grupo político se acoge a esta hora a la política de la flor. Es elemental que en el totalitarismo no hay posibilidades de reconciliación. Ello lo negaría o lo convertiría en democracia. No se conoce movimiento autoritario de corte fascista-totalitario que se haya convertido en demócrata. Esto va más allá del contrasentido para ubicarse en el absurdo. Y por ello, la segunda vía de la protesta parece tener como objetivo estratégico la sustitución del régimen actual.

EL REPUDIO A TODO TOTALITARISMO

Sin embargo, sí se conocen experiencias históricas en que la acción ciudadana, la manifestación pacífica del colectivo, es capaz de poner en jaque un gobierno que ejerce el más abierto totalitarismo.

Por ello se impone discutir sobre la forma de lucha que se pondera. En principio hay solo las salidas conocidas: la electoral o la violenta. Un régimen totalitario niega todo lo que tenga que ver con elecciones libres y transparentes. Por ello obliga al adversario a transitar por los caminos de la violencia con el objetivo de aplastar todo intento por enfrentar al monstruo mayor. El aparato violento del Estado está a la entera disposición del mantenimiento y resguardo del régimen inscrito en el totalitarismo.

¿Quiénes pueden promover esta salida hoy en este ex país? La ‘protesta neo-come-flor’ está bien lejos de esta posición, pero pudiera servir a intereses como los que en su momento representó Carmona Estanga. Un compendio de frentes politiqueros de igual inspiración totalitaria, con el correspondiente ingrediente de una corriente mediática de igual inspiración pudiera tener alguna inclinación hacia aventuras de antemano derrotadas.

Por esto hemos señalado que para el verdadero movimiento democrático la situación es francamente difícil y complicada, por cuanto pasa por plantearse la liquidación del monstruo gubernamental y el de las ‘oposiciones reales y mediáticas’. De allí que la tarea para los espontáneos de las ‘nuevas flores’ es dura. Requiere fuerza, temple, equilibrio, inteligencia y perspicacia. Requiere aporte y creación. Imaginación, claridad de objetivos y ausencia de politiquería.

LA CAMPANADA AL RÉGIMEN

Es evidente que por encima de los objetivos subyacentes las protestas estudiantiles han logrado despertar a una comunidad que toca la puerta del colectivo y lanza una campanada al régimen que de inmediato se moviliza a rechazar e impedir aquello que más le atemoriza: la gente en la calle. Tiene conciencia de sus propias debilidades al no haber sido capaz de agotar las miserias a pesar de contar con ingresos sin precedentes. Por ello requiere como cuestión urgente liquidar la amenaza de un movimiento estudiantil, para lo cual cuenta con planes fabricados en los centros de inteligencia-persecución-represión.

Y la pregunta reside en qué respuesta pueda elaborar esa protesta. Y en este sentido, este colectivo debe actuar en dirección a conformar las bases y fundamento de un movimiento que vaya más allá del estallido-emoción para centrarse en la organización que es lo único que puede garantizar el triunfo de los requerimientos que ahora se persiguen.

PONER A UN LADO LA VIEJA POLÍTICA Y LAS AGENDAS OCULTAS

Inevitable poner a un lado la vieja política incluyendo los discursos baratos, superficiales e interesados que tienden a darle jerarquía positivista y enfermiza de ‘nuevos salvadores de la patria’. Esencial tener conciencia de que conforman una esperanza de movimiento para el futuro y que en ese sentido no vale la prepotencia sino la dedicación al estudio, al trabajo y el sacrificio de facilidades.

Se impone no atender a las banderías de la politiquería y mantenerse en guardia contra los ofrecimientos interesados en utilizarlos para políticas que tienen agendas diferentes al movimiento estudiantil. Y quienes hoy surgen como dirigentes, ojalá y hagan buena la palabra dicha y repetida, de que están empeñados en un liderazgo colectivo y horizontal para que cada uno de los integrantes asuma la responsabilidad del movimiento.

Si eso se cumple estaremos frente a un proyecto con novedad y visión de futuro y disposición participativa para impedir el surgimiento de los ‘viejos y periclitados caudillos’ que tanto daño le han hecho a esta política, cada vez más llena de cultos para el control y dominación de esta sociedad.

ENFRENTAR TOTALITARISMOS Y POPULISMOS

Y frente a esta acción del más despreciable populismo, los estudiantes están obligados también a convocar y unirse a los sectores populares en la misma y única lucha. Una convocatoria abierta para que se sientan aludidos todos los interesados en impedir que siga la destrucción de Venezuela que nos convierte cada día más en un más hundido ex -país.

Si así lo hicieren, tal y como lo han anunciado, estaremos en presencia de un movimiento de y para el futuro, capaz de dejar a las generaciones siguientes más de lo que recibieron de las anteriores.

Pero si la juventud se deja arrancar de sus manos el futuro si no logra deslindarse de los negociantes de siempre, y se dedica a actuar en base a un supuesto nuevo caudillismo, estaremos en presencia de otro ensayo para el agotamiento, y una nueva convalidación para el vigente, agresivo y creciente régimen totalitario que hoy trafica con Venezuela.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres