Blogia
FIRMAS DE FaCES

¿Qué es la Copa América? / Ignacio Ávalos Gutiérrez

¿Qué es la Copa América? / Ignacio Ávalos Gutiérrez

Es una fiesta religiosa., devoción de 1500 millones de televidentes-feligreses.  Obsesión colectiva durante un mes. La expresión de la indiscutible jurisdicción universal de la FIFA vaticana, envidia de la propia ONU. Un evento de menor pedigree que la Eurocopa (aunque duela decirlo). El certamen que unos países se toman en serio y otros no tanto (por ejemplo Brasil).

Es Venezuela, sede por primera vez, después de casi un siglo de certámenes. Un éxito comercial expresado en muchos, demasiados, bolívares.  Mil millones de dólares invertidos en nueve estadios que se encuentran a la par de los mejores del continente. 3.500 periodistas informando lo que ocurre aquí a más 170 naciones. Una organización hecha a la venezolana : todo a última hora, con el agua al cuello, con mucho susto, terminando todo a la carrera, uf.  La oportunidad para mostrar el fútbol de un país beisbolero. Guaky, el pajarraco cara común. Un himno que se parece mucho al del mundial francés.

Es la presencia de Messi, Arango, Robinho, Farfán, Forlán, Riquelme y unos cuantos más que todavía no conocemos. La inasistencia de Ronaldinho, Kaká, Ranovan, Osorio, todos muy cansados después de haber participado en los campeonatos europeos. La ausencia, como invitado especial, de Pelé, futbolista consentido del “establishment”, porque pretendía cobrar mucho por venir, según declaro el Ministro Alvarez.  La ausencia de Maradona , como invitado especial, futbolista enemigo del “establishment”, por las mismas razones.

Es una caja de Pandora. Un acertijo que desafía a los apostadores y suele ridiculizar a los expertos.  La guillotina para varios entrenadores. La vitrina (buena) para que algunos jugadores se coticen alto en el mercado mundial de piernas.  La vitrina (mala) para otros que se devalúan.  La vitrina (inexistente) para buena parte de los jugadores suplentes, alrededor de cien de ellos, que no tocarán el balón salvo en los entrenamientos, lo cual significa que habrán venido sólo como caucho de repuesto.

Es la prueba de fuego para el equipo nacional, participando por primera vez,  actuando con todas las ventajas que brinda su condición de local y sin tener pegada en la frente la estampilla de cenicienta. La casi obligación de llegar por lo menos a cuartos de final.  El desafío de ver si el fútbol nacional ha progresado tanto como dicen (y decimos). La circunstancia ideal para que la vinotinto se ponga los pantalones largos a nivel internacional.

Es el país maquillado en sus calles y avenidas para causar buena impresión a los visitantes (y aprovecharnos nosotros de ese inusual buen trato a nuestras ciudades). El esfuerzo del gobierno por hacerle creer al mundo que el país esta bien, mejor imposible.   El esfuerzo de ciertos sectores de la oposición por hacerle creer al mundo que el país está mal, peor imposible. La prohibición de manifestaciones públicas, por órdenes de la FIFA, según lo ha declarado el Ministro Carreño (aunque la FIFA dice que no ordena esas cosas).  Estadios sin cerveza a fin de evitar sorpresas desagradables. Medidas de seguridad “excesivamente normales” para evitar desórdenes. La posibilidad de sabotaje por parte de ciertos sectores de oposición, según creencia de algunas autoridades gubernamentales. La posibilidad de politizar la copa, según creencia de ciertos sectores de oposición. La estúpida sensación, gracias a la polarización ideológica, de que la Copa es más de unos que de otros. La sospecha, no desmentida suficientemente, del acaparamiento de los boletos  por parte de organismos gubernamentales.  El paraíso de los revendedores de entradas, el calvario para el fanático de a pie.

Es la pelea de las diferentes televisoras por dominar la sintonía de los feligreses del contginente. TVese dependiendo de la transmisión de la Copa América para graduarse de planta con sintonía nacional. “Papaíto” Candal sentado en el banquillo de los acusados por los opositores maniqueos a cuenta de que va ser locutor de este canal : te metiste a chavista, lo acusan.  El “Socialismo del Siglo XXI” ventilado a propósito de un certamen que tiene mucho de negocio, mucho de multinacional, mucho de consumismo, en fin, mucho de todo eso que no debiera tener.

Es la causa (ojala lo fuera) de todos los venezolanos, sin distingos de ninguna especie. El bálsamo temporal (ojala lo fuera) en medio de la estridencia política nacional.  El motivo (ojala lo fuera) para sentir, todos, la patria vinotinto.

El Nacional, 27 de junio de 2007.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres