Blogia
FIRMAS DE FaCES

Respeto y tolerancia / Catalina Banko

Respeto y tolerancia / Catalina Banko

Palabras dirigidas a los graduandos de economía en el Acto de Imposición de Botones (18-06-07).

Cuando nos corresponde la responsabilidad de dirigirnos a los estudiantes en un acto de tanta trascendencia como este, diversos pensamientos comienzan a rondarnos. Se trata de una ocasión muy especial y grata para un conjunto de estudiantes que ya casi han dejado de serlo y en pocos días recibirán su título, testimonio de haber culminado una rica e interesante etapa de sus vidas.

¡Qué decir y cómo decirlo! No es sencillo intentar transmitir brevemente un mensaje, que no se constituya al mismo tiempo en un aburrido discurso, en una alocución formal o en un listado de frases convencionales. De modo que, reitero, este compromiso no es fácil. A lo largo de mis cavilaciones en torno al qué decir he considerado que en primer término sería interesante resaltar el papel de la Universidad en la sociedad. Para ello, nada más apropiado que remitirnos a la Ley de Universidades, en cuyo artículo primero se afirma lo siguiente: “La Universidad es una comunidad de intereses espirituales que reúne a profesores y estudiantes en la tarea de buscar la verdad y afianzar los valores trascendentales del hombre”. Más adelante se indica que la enseñanza universitaria se inspira en un definido espíritu de democracia, justicia social y solidaridad, y que está abierta a todas las corrientes del pensamiento universal, las cuales se expondrán y analizarán de manera rigurosamente científica.

La labor universitaria, concebida de acuerdo a tales principios, requiere entonces de la presencia de ciertos valores fundamentales: respeto y tolerancia. Asimismo, la labor de las universidades debe llevarse a cabo bajo otro principio fundamental y universal que es la Autonomía, cuyo contenido debe ser reactualizado en forma permanente, ya que no puede convertirse en un concepto vacío ni estático, no debe representar una simple consigna que se agita sin reflexionar en torno a su real significado. Precisamente, la labor de darle un renovado sentido a la Autonomía Universitaria es tarea que compete a los propios universitarios: a sus profesores, estudiantes y egresados, es decir, a la comunidad académica. La Universidad es un espacio en el que caben todos los enfoques y concepciones teóricas, es un espacio en que debe reinar la comprensión y la aceptación de las ideas de diverso signo político. En las aulas debe fomentarse la discusión, siempre guiada por el espíritu crítico y en un entorno de cordialidad y armonía. Debemos aprender el gran valor de no quedarnos encerrados en una visión que excluya al otro. Debemos aprender el inmenso valor de reconocer al otro, aun cuando no comparta nuestro punto de vista. Al respecto, manifestó el psicólogo social Julio César Labaké, en un Encuentro Internacional de Economistas (Córdoba, 1999): “Mi libertad comienza por la presencia del otro, a quien descubro y asumo en mi vida, como un ser tan humano y valioso como yo mismo”. Esta sería en suma una de las vías fundamentales para construir un mundo solidario en que el individuo pueda desarrollarse plenamente.

Una muestra en pequeña escala de esta búsqueda del consenso y del intercambio productivo, se encuentra en la labor, que nos fue encomendada por el Consejo de Escuela, para evaluar el actual Pensum de Estudios. Dicha comisión, a la cual tengo el honor de pertenecer, está integrada actualmente por los profesores Ronald Balza, Ramón Pineda y Lenín Balza, representante estudiantil y economista en pocos días, y se encuentra presidida por el profesor Leonardo Vera. Nuestra tarea ha sido bien compleja por cierto e implicó la elaboración, en primer término, de un diagnóstico, a cuyo efecto debieron organizarse variadas consultas a estudiantes, profesores y egresados. Estos últimos, con gran sentido de responsabilidad, participaron en una larga y fructífera reunión para expresar sus críticas al actual Pensum, señalar sus deficiencias así como también sus aspectos positivos. Una vez redactado el diagnóstico, se nos solicitó la elaboración de una propuesta de reforma del Plan de Estudios vigente. En este momento, dicha tarea ya se encuentra en su fase final, nos restan pocos detalles para dar a conocer al Consejo de Escuela el resultado de nuestro trabajo. Luego vendrán las consultas y discusiones para considerar los términos de la propuesta de reformas formulada. Esta será, seguramente, la etapa de mayores dificultades porque requiere más que nunca de esa virtud, tan preciada y muchas veces olvidada, de saber escucharnos y entendernos unos a otros, porque en última instancia lo que a todos debe interesarnos es el diseño de un Plan de Estudios que contribuya a la formación y capacitación de economistas bajo el signo de la excelencia académica.

Invito a todos los graduandos, egresados desde el próximo viernes, a continuar participando en las actividades de la Escuela y, de manera especial, en las discusiones sobre la reforma del Plan de Estudios porque pueden aportarnos su valiosa experiencia y sus consejos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres