Blogia
FIRMAS DE FaCES

Patria, Socialismo o Hummer / Armando Córdova Olivieri

Patria, Socialismo o Hummer / Armando Córdova Olivieri

Hay algo que no termino de entender en todo este asunto de lo que el gobierno llama tránsito al socialismo del siglo XXI. Para zafarnos del control del imperio, se ha privilegiado la vocería política por encima de otras instancias de actuación, mientras pasa desapercibida o, en el mejor de los casos, banalizada, la dominación económica que el imperio ejerce sobre el planeta a través del patrón de consumo. Aquí, cabría citar con propiedad, la sabia sentencia popular del pez muere por la boca. Desde esta perspectiva,  no hemos cambiado en lo absoluto, pues aun seguimos hipnotizados por las pautas imperiales en esta materia y, me atrevería afirmar, que este rasgo se ha profundizado durante los últimos años en Venezuela como costo, financiado con el excremento del diablo, del control de la turbulencia política del país.

Asimismo, resulta paradójica la constatación fáctica de que, en la actualidad,  en tiempos de una supuesta transición sistémica hacia socialismo,20070728002235-hummer.jpg después de alrededor de cuarenta años de ausencia, regresa insolente al país, la exclusiva marca automovilística Rolls Royce  que, si no me equivoco, había salido de Venezuela, con la entrada de lo hoy damos en llamar, la era democrática del país y  cuyo inicio se remonta, a la caída del General Marcos Pérez Jiménez. Se trata, nada más y nada menos, que de la mercancía del diablo: El automóvil como droga para la dominación de los pueblos.

Más grotesco aún, es el hecho de que las ventas nacionales de automóviles ha superado las 500.000 unidades en los últimos 18 meses. Si así siguen las cosas, ésto podrá convertirse en el Waterloo de Chávez, pues se está consolidando una poderosa y parasitaria burguesía burocrática en torno a la figura presidencial que, lejos de favorecerlo, lo pone en peligro. Es obvio que los principios éticos de esta nueva casta emergente no son precisamente los del socialismo. ¡Señor presidente!¡Ojo avizor! El enemigo no está en molinos de viento, está en casa, muy cerca de usted.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres