Blogia
FIRMAS DE FaCES

El ABC de la filosofía / Emeterio Gómez

El ABC de la filosofía / Emeterio Gómez No preguntemos, por favor, que para qué estudiar algo que ya fracasó

Definitivamente, nuestra pretensión de aupar una reflexión moral en Venezuela está cobrando cuerpo, crecen las posibilidades de parir un "Proyecto de Sociedad" capaz de derrotar -intelectual y espiritualmente- al socialismo del siglo XXI. Porque el Capitalismo Solidario no es, como pudiera creerse, una mera propuesta económica. Para insuflarle al capital una dimensión ética tenemos primero los seres humanos que elevar en algo nuestra condición moral. El mercado y el capitalismo surgieron -en los últimos 4.000 y 400 años, respectivamente- como realidades naturales y salvajes ¡porque los hombres no hemos pasado de ser entes naturales y salvajes, "imagen y semejanza" no de Dios sino de las !bestias! ¿Qué podemos pedirle al capitalismo y al mercado si nosotros no hemos podido acceder a la dimensión moral?

Perdón por la digresión; decía que nuestra pretensión de aupar una reflexión moral en Venezuela está cobrando cuerpo: crece la demanda por mi Taller de Ética, este artículo matriz de El Universal cada vez se publica en más diarios del interior; Rocío, la jefa suprema, está crecientemente contenta con mi trabajo y, sobre todo, por estos días -auspiciado por Súmate- empiezo a recorrer el país, todo el país, esa Venezuela profunda, preciosa y querida, con la tarea de divulgar una reflexión básica sobre la moral. ¡Se aceptan envidias!

Por todo ello, por ese cúmulo de éxitos y de buenos augurios, me atrevo finalmente a algo que he venido tanteando desde hace rato: ¡convertir este artículo en una cátedra permanente de Introducción a la Filosofía y, lo esencial, a la Religiosidad! Dicha cátedra está dirigida a todos los lectores, no es necesario inscribirse en mis talleres¿ pero de repente ayuda. El próximo arranca en octubre, estén pendientes.

El ABC del que parte nuestra reflexión es la crisis terminal que vive la Filosofía Occidental, su incapacidad ¡luego de 2.500 años de esfuerzos! para entender la naturaleza de lo humano: que no se puede captar en conceptos, precisamente, porque no pertenece a la esfera de la naturaleza. Porque lo humano ¡que es básicamente la moral! nada tiene que ver con lo natural, ni menos aún con lo racional. El punto de partida elemental para empezar a estudiar filosofía es entender que ésta llegó ya a su final, que fracasó en la tarea de descifrar el enigma insondable que es lo humano. Idea esta que ya asomamos la semana pasada, pero que hoy podemos redondear. Y no preguntemos, por favor, que para qué estudiar algo que ya fracasó: la filosofía es un hermoso training para el desarrollo del espíritu y para su posterior intuición.

La "razón" de aquel fracaso es hoy clarísima: la filosofía fue siempre -y no podía ser otra cosa- un conocimiento, un saber, el "amor a la sabiduría" que traduce su nombre; la comprensión estrictamente racional de una realidad dada, definida, finita, estable, permanente¿ ¡y, sobre todo, exterior al espíritu! Pero ocurre que éste -sin duda el objeto básico de estudio de la Filosofía-, ese "ente" que se constituye alrededor de la moral, no es una realidad que pueda ser co- nocida por la razón, no es un objeto dado, definido, finito, permanente o determinado que pueda ser captado por el conocimiento. Por una "razón" muy sencilla que analizaremos en nuestro próximo artículo: porque cualquier conocimiento o saber que tengamos de nuestro espíritu altera el "Ser" de éste, con lo cual ¡inevitablemente! lo torna incognoscible, inasible o inefable.

http://www.eluniversal.com/2007/08/12/opi_33999_art_el-abc-de-la-filosof_390877.shtml

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres