Blogia
FIRMAS DE FaCES

«La reforma es del pueblo, no es de Chávez» / Iria Puyosa

«La reforma es del pueblo, no es de Chávez» / Iria Puyosa

La frase que da título a esta nota proviene del discurso del presidente Hugo Chávez, en el acto de presentación del proyecto de Reforma Constitucional ante la Asamblea Nacional.  

¿Es posible realmente que vayamos a una reforma constitucional impulsada por el pueblo, por los ciudadanos venezolanos como colectivo, no por un sector de la dirigencia política del país?  

Creo que es posible, si quienes participan activamente en el debate, cumplen con estas tres recomendaciones:  

1.- Repudiar toda oposición sistemática al gobierno y no dudar en aplaudir cuando exista algún mérito. Esto se refiere a todo lo que esté conforme con los intereses del país, de sus ciudadanos o de un principio básico de justicia social.  

2.- Criticar, en cambio, toda medida que nos parezca va en el sentido equivocado (y contra nuestras convicciones), sin negar, cuando sea el caso, que son medidas que corresponden a un proyecto explícito de país que fue democráticamente aprobado o ratificado por una mayoría electoral.  

3.- Resistir por todo medio posible a la deriva monárquica-bonapartista de un poder ultra-personal que da la espalda cada vez más a los principios que caracterizan y definen un régimen democrático y republicano. 

Recomendaciones que son válidas en cualquier país con serios conflictos políticos y un debate que tiende a la polarización. De hecho, estas recomendaciones no fueron formuladas por un venezolano que analiza la situación política de nuestro país, sino por un francés que analiza la situación política actual en Francia. El periodista Jean-François Kahn presenta esas directrices como parte de las conclusiones de un artículo sobre las tensiones políticas generadas por el estilo de gobierno personalista de Nicolás Sarkozy, presidente de Francia (estilo comprable con el de Chávez y el de Putin, según Kahn). El texto fue publicado en la revista de actualidad política  Marianne y encontré la referencia en una nota de Vicente Ulive-Schnell, en su Los cuadernos azul y marrón.  

Ojalá la referencia sirva para seguir tratando de abrir espacios de debate político con respecto a la reforma constitucional. Debemos estar conscientes de que si no hay espacios para el debate, para los argumentos políticos, la reforma de la constitución puede quedar reducida a declaraciones vacías en los medios, negociaciones a puerta cerrada entre los sectores de poder (cúpula del chavismo, militares y banca, principalmente) y un aburrido levantar de manos en la Asamblea Nacional. Quizás tengamos oportunidad de propiciar un nuevo pacto social, democrático, progresista e inclusivo con un debate que siga estas tres recomendaciones. Quizás podamos lograrlo si avanzamos hacia la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres