Blogia
FIRMAS DE FaCES

Democracia, economía y el hombre / Demetrio Boersner

Democracia, economía y el hombre / Demetrio Boersner

«En definitiva es el pueblo, es el hombre con sus luchas sociales y sus anhelos colectivos el que conquista y defiende la democracia...»

En Estados Unidos la prensa inteligente (no la que más abunda) realiza discusiones vivaces sobre historia contemporánea y relaciones internacionales. Veamos en esta ocasión dos enfoques estadounidenses divergentes con respecto al estado actual de la democracia en el mundo, y critiquemos a ambos.

En Foreing Affairs (septiembre-octubre), Michael Mandelbaum, obviamente neoliberal, afirma que, no obstante el fracaso del presidente Bush en democratizar a ciertos países por medios compulsivos, la democracia anda viento en popa y se expande, impulsada por los efectos benéficos del libre comercio en boga. Para respaldar su tesis, cita los ejemplos de "los países de Europa meridional y Asia y casi todos los de América Latina. En cambio admite que las perspectivas democráticas son "pobres" en los países árabes, debido a tradiciones patriarcales arraigadas y repite la tesis según la cual los países petroleros (o "petro-estados") serían reacios a la democracia, debido al control de la renta petrolera por oligarquías políticas o sociales. Es optimista con respecto a China.

En cambio, en Foreing Policy, Robert B. Reich, claramente de centroizquierda, denuncia el efecto antidemocrático del liberalismo económico sobre los países en vías de desarrollo. Su artículo titulado "Cómo el capitalismo está matando la democracia" denuncia la tendencia general que muestra la globalización librecambista de favorecer a sectores minoritarios dentro de las sociedades emergentes, convirtiéndolos en poderes hegemónicos con influencia desmedida, que va en contra del afán democrático de "actuar hacia el bien común, y ayudar a las sociedades a lograr crecimiento y equidad simultáneos". Como ejemplos cita a Japón y China en los años más recientes.

A nuestro criterio, Mandelbaum olvida casos en los que el liberalismo económico convivió con regímenes políticos opresivos durante décadas (Chile bajo Pinochet). También se equivoca al generalizar sobre los petro-estados autoritarios: Venezuela, con su pluralista y tolerante democracia de los años 1958-98, invalida esa tesis. En cuanto a Reich, sobreestima el peligro antidemocrático representado a veces, no por oligarquías económicas, sino por autócratas populistas presuntamente antioligarcas. En definitiva es el pueblo, es el hombre con sus luchas sociales y sus anhelos colectivos el que conquista y defiende la democracia, sea cual fuere el sistema de intercambios.

Tal Cual, 31-08-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres