Blogia
FIRMAS DE FaCES

Si yo fuera chavista / Ignacio Ávalos Gutiérrez

Si yo fuera chavista / Ignacio Ávalos Gutiérrez

I.        

Repasaría con cuidado la experiencia del llamado socialismo real.

Metería uña en las causas que pusieron de manifiesto su fracaso a los pies del muro alemán.

Y en las razones por las cuales no logró representar una alternativa civilizatoria respecto al capitalismo, acabando con la esperanza de millones de seres humanos.

Examinaría, luego, aunque fuera sólo por no dejar, la propuesta de reforma constitucional que diseño el Presidente.

II.

Seguramente no vería, entonces, con buenos ojos, que se fuera introduciendo, sin querer queriendo, como si se usara vaselina,  una ideología oficial del Estado.

Tampoco simpatizaría  con el partido único como base de apoyo político al gobierno, a sabiendas de que la uniformidad política empobrece.

Y, menos que menos, comulgaría, por su tufito estalinista, con la creación, casi como primera medida, de un tribunal disciplinario para una agrupación que no tiene todavía una propuesta doctrinaria, tampoco estatutos y ni siquiera militantes.

Por el contrario, defendería con todo lo que estuviera a mi alcance el derecho a "hablar pistoladas" como una prerrogativa fundamental del sistema democrático.

Y vería con disgusto y sobre todo con preocupación política gestos de "autocrítica" como el que se le vio hace poco al Diputado Ameliach, después de ser sometido a una sanción disciplinaria por los integrantes del tribunal disciplinario de un partido que, hasta nuevo aviso, es, apenas, un embrión.

Estaría conciente, además, de que de una agrupación así no cabe esperar la propuesta de un modelo democrático para toda la sociedad.

III.

Vería con aprehensión la planificación centralizada, por ende burocratizada,  de la actividad económica.

También una fórmula política que exagere los poderes de la Presidencia y debilite, con ello, las autonomías estatales y municipales.

Y lo mismo la designación a dedo unos cuantos vicepresidentes ubicados por encima de autoridades locales electas por el pueblo a cuenta de eso que llaman la nueva geometría del poder.

IV.

Rechazaría la idea del Poder Popular como uno de los Poderes del Estado, a sabiendas de que aquel quedaría "colonizado", disminuido en su autonomía y posibilidades, constreñido a asuntos de carácter local, además de burocratizado y, lo más grave, independiente de la voluntad electoral manifestada en una votación.

V.

Rechazaría la idea de asignarle funciones policiales a la Fuerza Armada, de darle participación en tareas de mantenimiento de la seguridad ciudadana, y conservación del orden interno.

VI.

No simpatizaría con la re-elección presidencial.

Menos aún  con el personalismo político, dado que es lo contrario del liderazgo democrático.

Rechazaría la arrogancia presidencial  al proponerle al país un proyecto que es, sobre todo, su proyecto para el país

No lo creería el único capaz de llevar adelante los cambios que precisa la sociedad venezolana y me daría pena ajena que los líderes del chavismo se lo crean.

No consideraría todas las críticas que se le hacen al gobierno como surgidas de la  mala leche, cosa de enemigos que no terminan de aceptar la necesidad de los cambios, de gente que siempre viene de la derecha y anda en plan de conspirar.

VII.

Me preguntaría si la reforma constitucional propuesta es necesaria de cara a los problemas que tiene el país, si no es, por el contrario, algo muy lejano, con poco que ver con las expectativas del ciudadano de a pie.

Me preguntaría, así mismo, si en el supuesto que se requiriera, es una buena manera aprobarla en un escenario plesbicitario, sin cambiarle una coma y con la cabeza gacha.

Me preguntaría si las ideas de la izquierda política del siglo XXI quedan reflejadas en la propuesta que nos está haciendo el Presidente Chávez.

Me preguntaría, por último, si con dicha propuesta no transitamos una vía que la historia ha probado como equivocada.

No descartaría, en fin, la posibilidad de darme una respuesta negativa a esas preguntas, a sabiendas de que con ello no estoy dejando de lado mis ganas de vivir en una sociedad más justa y más libre conforme a las posibilidades y escollos, presentes en los tiempos que corren.

El Nacional, 19 de septiembre de 2007.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres