Blogia
FIRMAS DE FaCES

Liderazgo o aislamiento / Félix G. Arellano

Liderazgo o aislamiento / Félix G. Arellano

La actual política internacional se corresponde con la expresión "mucho ruido y pocas nueces". El discurso pareciera indicar que estamos transformado el orden internacional; empero, los hechos dicen lo contrario. No se construye multipolarismo, por el contrario, pareciera que se busca retroceder al perverso bipolarismo, que básicamente generó beneficios para los vendedores de armas.
Tampoco se ha avanzado en la transformación de la integración regional ya que no se ha comprendido su dinámica de funcionamiento. Se ha satanizado la integración sin promover transformaciones sustantivas, con el irracional retiro de la Comunidad Andina, luego del Grupo de los Tres y la promoción de un Alba excluyente; se está profundizando la desintegración regional. Los esquemas de integración reclaman mayor participación de las sociedades y mayor equidad, pero estos valores se contraponen con el autoritarismo.
Venezuela no logra comprender la heterogeneidad y complejidad de la dinámica internacional, el estilo autoritario, dentro del cual no se negocia, se giran instrucciones, que no se debaten (como por ejemplo la actual reforma constitucional), no permite mayores avances al proyecto internacional bolivariano. Las iniciativas más promovidas por el discurso oficial a nivel regional, ante su rigidez frente a la divergencia, van fracasando progresivamente, caben mencionar: el proyecto de la Unión de Naciones del Sur (Unasur), que nació con plomo en las alas y no avanza; no se culminan los acuerdos sobre los Bancos del Sur y del Alba, pareciera archivada la iniciativa del Gasoducto del Sur y no termina de aclararse el sueño de la incorporación plena al Mercosur. Los proyectos internacionales que se mantienen son aquellos donde no está prevista negociación alguna, como es el caso de las dádivas petroleras o financieras venezolanas otorgadas por todo el mundo o la carrera armamentista.
Tampoco hemos avanzado en la utilización de los instrumentos de política internacional como mecanismos eficientes de inserción internacional.

Al quedarse la política en un discurso de cuestionamiento permanente, no se han generado condiciones de competencia. Nuestras cifras oficiales indican que cada año crecen las importaciones y se reducen las exportaciones, particularmente aquellas no petroleras que contienen mayor valor agregado nacional, generadoras de empleo y bienestar social. Los sectores productivos nacionales pierden mercado, tanto internacional como nacional, el cerco ideológico de la producción nacional la ha reducido sensiblemente.

En este deteriorado contexto, aparece la iniciativa de apoyar la adopción de un acuerdo humanitario en Colombia, iniciativa que ya pareciera complicarse por el protagonismo mediático. Todos aspiramos avances en el acuerdo, suponemos que también la guerrilla colombiana, pero intentos de negociaciones anteriores han dejado un profundo pesimismo, por ello, algunas voces alertan, que la guerrilla quiere tiempo y fortaleza y el nuevo armamentismo en la región genera suspicacia. Para los venezolanos el tema es muy importante, la paz en Colombia es fundamental para la región.

Últimas Noticias, 13-10-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres