Blogia
FIRMAS DE FaCES

Venezuela y Birmania “socialistas” / Demetrio Boersner

Venezuela y Birmania “socialistas” / Demetrio Boersner

Existen paralelismos entre las historia de Venezuela y de Birmania ("Myanmar") desde mediados del siglo XX hasta hoy. Ambos países son tropicales, ex coloniales, en vías de desarrollo, ricos en recursos naturales, con pueblos valientes, a la vez que tolerantes.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, acá como allá surgieron fuerzas nacionalistas democráticas y se formaron gobiernos de tendencia socialdemócrata.

Birmania fue introducida a la vía democrática con sentido de justicia social, primero por Aung San, líder de la resistencia contra las ocupaciones británica y japonesa, y padre de Aung San Suu Kyi, actual dirigente de la oposición democrática.

Le siguió U Nu, civil luchador de la resistencia que, en lo ideológico, combinó el socialismo democrático con la ética del budismo. Presidió un gobierno de reforma social en el marco de la libertad pluralista.

Era atacado a la vez por la derecha feudal y por dos frentes guerrilleros comunistas (los "rojos" y los "negros"). Para defenderse de ambos extremos, U Nu cedió influencia al sector militar, comandado por el general Ne Win, eficaz represor a la vez que hábil populista. En 1962, tomó el poder una junta militar presidida por Ne Win, y puso fin a la democracia en nombre de un "socialismo birmano" férreamente autoritario.

Desde entonces hasta hoy, los militares birmanos han dirigido despóticamente un sistema de economía mixta con predominio del Estado, absorbiendo para beneficio propio la mayor parte del valor agregado.

El crecimiento es bajo y la pobreza popular es enorme, pero las exportaciones de rubíes y de derivados del opio bastan para enriquecer a los mandones de este "socialismo" militar.

Los lectores no necesitarán ayuda para descubrir semejanzas entre la experiencia birmana y la de nuestro país. De ambas se pueden sacar conclusiones comunes:

a) el socialismo democrático o democracia social, y el "socialismo" autoritario son antagónicos;

b) los pueblos seguirán luchando contra la opresión, pese a intervalos de resignación aparente;

c) la liberación de un país oprimido debe venir de adentro y no de afuera, ya que el mundo exterior no actuará con energía, mientras reciba minerales y drogas, y no se sienta amenazado por ninguna circunstancia.

El Nacional, 24-10-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres