Blogia
FIRMAS DE FaCES

Primera visión de 2008 / D. F. Maza Zavala

Primera visión de 2008 / D. F. Maza Zavala

Aunque faltan poco más de dos meses para terminar este año, los primeros indicios de la evolución de la economía en 2008 los ha presentado el Ministro de Finanzas a la Asamblea Nacional en el proyecto de presupuesto y el programa de endeudamiento del Gobierno para este año, cuya perspectiva es inquietante y en buena medida impredecible. El escenario inicial tendrá varios telones de fondo: la puesta en vigencia de la reconversión monetaria, la incorporación a la Constitución del articulado que, conforme al proyecto  (si fuera aprobado por el electorado) y, en relación con éste, un nuevo modelo económico bajo el signo del socialismo bolivariano. No está de más mencionar el entorno internacional potencialmente crítico. En este complicado horizonte se asoman amagos de conflictos laborales y políticos, de tal manera que no estaremos en un paraíso terrenal.

El presupuesto presentado monta a 137,5 millardos de bolívares nuevos, quizás algo menos de lo que resulte al cerrar las cuentas fiscales. Proseguirá la política de endeudamiento público, en parte para refinanciar la deuda existente y en parte para complementar recursos que se asignarán al gasto, ya que, como dijo el ministro, no se recortará. Como en ejercicios fiscales pasados y el actual el cálculo del ingreso petrolero se hace en base de un precio del petróleo de 35 dólares el barril, lo que implica un margen positivo con respecto al pronóstico de 70 dólares cuando menos. Este margen permitirá financiar créditos adicionales en el curso de 2008, lo que originará un segundo presupuesto; hay que tener en cuenta, además, la utilización probable de los recursos del Fonden y el gasto de Pdvsa en programas sociales, lo que configura un tercer presupuesto, de modo que el presupuesto global efectivo excederá en mucho al que considera la Asamblea Nacional en acatamiento a la práctica tradicional.

El problema del Gobierno no será de insuficiencia de recursos sino de administración del gasto para lograr las metas que se propone. Estas son principalmente las siguientes: el crecimiento económico estimado en 6% (este año probablemente superará 8%); la tasa de inflación promedio, 11% (en 2007 no bajará de 14%); el desempleo se situará en 7% (en comparación con 10% de este año; el tipo de cambio nominal controlado de 2.150 bolívares (2,15 fuertes) no se modificará. No se menciona el saldo en la balanza de pagos que seguramente será positivo, dado el elevado ingreso petrolero determinado por el auge de los precios.

Las metas son prudentes para no dar lugar a un exagerado optimismo. La incertidumbre con respecto a los resultados a lograr dependerá de la actuación del Gobierno, afanoso de llevar adelante una experiencia calificada como socialista en una economía que continuará siendo capitalista o de mercado y una sociedad inmersa en una mentalidad individualista y lucrativista, de valores difíciles de modificar en el corto plazo. El gasto público tiene efectos contradictorios: es un factor principal del crecimiento económico, y al mismo tiempo es un factor de inflación, sobre todo por dos motivos: es financiado en proporción importante por el ingreso petrolero que es de índole exógeno y exige, para compensación necesaria, una contrapartida real en la producción interna; cuando ésta es insuficiente, como ocurre actualmente, hay que recurrir a la importación (35 millardos de dólares actualmente) lo que, si bien temporalmente satisface requerimientos de consumo e inversión, a la larga crea obstáculos para el crecimiento de la economía real interna; por otra parte, el ingreso derivado de la actividad petrolera al circular en el país no corresponde a tributos internos sino que incorpora como una corriente de poder adquisitivo procedente del exterior.

El Nacional, 24-10-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres