Blogia
FIRMAS DE FaCES

No hay almuerzo gratis / Leonardo Vera

No hay almuerzo gratis / Leonardo Vera

"La Luna es una Cruel Amante", una de las más celebradas novelas de ciencia ficción de Robert A. Heinlein, relata el desenlace de una colonia penal de terrícolas ubicada en la luna cuyo proyecto de sociedad anarco-liberal termina gestando una rebelión liberadora contra la Tierra. Heinlein popularizó en esta obra la archiconocida frase "no hay tal cosa como un almuerzo gratis". Curiosamente, desde los años sesenta los economistas han utilizado esta metáfora para indicar que las decisiones, sean en el ámbito individual o colectivo, tienen un costo y en esencia están llenas de dilemas. Quizás por esta razón uno encuentra que entre las mejores cualidades de un asesor económico está descubrir o poner en el tapete estos dilemas. Hasta Colbert, hombre de desmedida devoción al rey más despótico de Europa, no dejó huérfano al monarca en dilemáticos asuntos concernientes a decisiones de Estado. Cuando el proyecto de desarrollo económico real se vio comprometido por el desgaste de las campañas militares, no dejó de advertirlo.

La economía venezolana, desnuda por los viejos problemas no resueltos de nuestra incompleta modernidad, y presa ahora de una improvisada experiencia de voluntarismo, se muestra plena de dilemas. Algunos endémicamente devastadores para la economía nacional como el que hoy se presenta con el régimen de asignación de divisas. El contexto es el siguiente: El activo más perseguido por los residentes locales es "el dólar" (convendría preguntarse por qué). Este bien se genera en abundancia por un enclave controlado por el gobierno quien lo asigna a discreción a un tipo de cambio hoy día abiertamente sobrevaluado. El gobierno reclama para sí mismo una conducta nacionalista y deja entrever adicionalmente sus preocupaciones por la inflación. En este contexto, y de cara a la bonanza, el gobierno se enfrenta, en líneas generales, con dos opciones: (a) atender elásticamente la demanda de dólares ó (b) restringir el acceso. Al elegir la opción (a) observa con preocupación los fatales resultados de su política hacia el sector productivo nacional. Una creciente y acentuada dependencia de las importaciones al punto que ha comprometido la seguridad alimentaria nacional. Si elige (b), dejará de atender una porción de la demanda de divisas que encuentra como único recurso migrar al mercado no oficial (a un precio hoy día tres y media veces mayor). Pero con insumos y mercaderías más caras observará que los precios internos se disparan. Nos encontramos de esa forma de cara a un dilema cuya solución me he tomado la libertad de denominar del tipo Nudo Gordiano. No le faltará memoria al lector para recordar la solución que dio Alejandro Magno a este problema tras cruzar el Helesponto.

Tal Cual, 9-11-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres