Blogia
FIRMAS DE FaCES

Una economía de demanda / D. F. Maza Zavala

Una economía de demanda / D. F. Maza Zavala

Los economistas clásicos no se preocupaban por la demanda de los bienes producidos, en razón de lo postulado por la ley de Juan Bautista Say: la oferta crea su propia demanda, ya que al generar la oferta se crean ingresos factoriales que de una u otra manera se realizan en el mercado. John M. Keynes invirtió los términos y planteó el problema de la insuficiencia de la demanda por absorber la totalidad de la oferta creada. La de los clásicos es una economía de oferta; la keynesiana es una economía de demanda, en el sentido de que debe fomentarse una demanda efectiva suficiente para sostener el nivel de actividad económica; si el sector privado no está en capacidad de hacerlo, lo debe hacer el Estado en cuanto sea necesario.

Las consideraciones anteriores son oportunas en el caso venezolano actual, pero en un sentido muy peculiar: hay demanda porque han aumentado los ingresos de la mayoría y hay necesidades por satisfacer, pero no hay oferta suficiente para atenderla; la cuestión es de insuficiencia de oferta, lo que genera escasez e inclusive ausencia de bienes de demanda general. La brecha propicia presiones inflacionarias, no exentas de especulación. El mejor antídoto para la inflación y la especulación es el abastecimiento oportuno y eficiente de mercado con bienes requeridos por los consumidores. A nadie puede ocurrírsele que un remedio a esos males sería un reajuste hacia la baja de los ingresos sociales.

Últimas Noticias, Pulso de la economía, 18-11-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres