Blogia
FIRMAS DE FaCES

Cohesión Social versus Polarización / Leonardo Vera

Cohesión Social versus Polarización / Leonardo Vera

Apenas puso pie en suelo chileno el Presidente Chávez no desperdició ocasión para adelantar su criterio sobre el tema de convocatoria de la XVII Cumbre Iberoamericana. Sin la menor reserva Chávez expresó a los medios: "La cohesión social no me gusta. El infierno puede estar muy cohesionado". El detalle no pasó inadvertido pues fue el primer disparo de una serie de cargas de profundidad que estaría lanzando a lo largo del encuentro, pero que desde luego fue opacado por el colofón tormentoso que protagonizaron un rey-anfitrión visiblemente enervado y un líder regional trasgresor y ávido de protagonismo.

Esta historia de principio a fin tiene un argumento. Desde hace un tiempo, el gobierno español ha tomado para si el tema de la cohesión social -un concepto debatido, útil y orientador en el marco de la unificación europea- con el objeto de proyectarlo y darle identidad propia en el contexto de la integración de las naciones latinoamericanas. La iniciativa ha contando con el apoyo del gobierno socialista chileno y ha calado en instituciones de  visible y conocida trayectoria en la promoción del desarrollo de la región como la CEPAL, cuyas relaciones con el gobierno chileno, dicho y sea de paso, son hoy día fluidas y fértiles. Con el patrocinio y financiamiento de la Secretaria General Iberoamericana y de la Agencia Española de Cooperación Internacional, la CEPAL publicó a principios de este año un extenso y muy completo estudio sobre el alcance y los mecanismos para afianzar la cohesión social. Según la CEPAL, la cohesión social está llamada a aumentar el espacio de oportunidades y las capacidades de aquellas capas de la población excluidas, a reducir las tensiones entre la discriminación social y la ciudadanía, entre las aspiraciones simbólicas y el acceso a la riqueza y entre el de jure y el de facto. Así pues, si bien en Europa el concepto de cohesión social ha tendido a ser reabsorbido por otros de género próximo, como la equidad y el bienestar, en América Latina adquiere nuevas dimensiones y requiere de formulas consensuadas que fomenten la identidad y la pertenencia. Es por ello, que el avance hacia una cohesión social cimentada en valores democráticos requiere de un nuevo contrato que haga ver las cargas y las responsabilidades así como los costos de avanzar por la destructiva ruta de la acentuación de las brechas sociales y de las identidades auto-referidas y excluyentes.

El proyecto alternativo, es la profundización de las fragmentaciones, la polarización política como mecanismo de lucha y el desconociendo de la pluralidad. Esta postura no apunta a la cohesión sino a la homogenización y es sólo consistente con un sistema de divisiones sociales singular y totalizante, según el cual los seres humanos se encasillan y adscriben a una identidad única e inevitable. Quizás por eso el choque que presenciamos en la cumbre no fue de personajes sino más bien entre proyectos.

Tal Cual, 23-11-07.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres